Sansa Stark: la reina en El Norte (y en Poniente)

Esta entrada contiene spoilers hasta el capítulo 7×06 de ‘Juego de Tronos’

Sansa Stark, interpretada por Sophie Turner

A un capítulo de terminar la séptima temporada, Juego de Tronos se ha convertido en una serie enormemente influyente en el mundo audiovisual. Tanto en el apartado técnico como narrativo, Juego de Tronos ha destacado desde sus inicios. Las tramas políticas que protagonizaron las primeras temporadas fueron acompañadas de dragones, caminantes blancos (zombies con exceso de hielo), profecías y resurrecciones que mejoraban (o empeoraban, según a quien le preguntes) la lucha por el poder de los continentes Poniente y Essos.

Todos estos elementos serían inútiles sin unos personajes correctamente definidos. Personajes cuyo crecimiento ha sido notable a lo largo de éstas siete temporadas. Algo que, sin duda, se le debe al creador de la saga Canción de Hielo y Fuego, George R.R Martin. Todos los personajes han sufrido una evolución, en mayor o menor medida. Personajes que se mueven entre el bien y el mal con una sutileza que nos recuerda que, el que creemos que es malo no es tan malo, ni el que creemos que es bueno es tan bueno. Porque, amigos/as, Cersei Lannister (Lena Headey) no es la villana aquí. Todos tienen un objetivo fijado y van a hacer lo que sea por él.

Aunque se podría analizar las luces y sombras de los personajes (Meñique o Tyrion dan mucho juego), pues en su totalidad son dignos de mención, en este caso nos enfocaremos en los personajes femeninos y, más concretamente en Sansa Stark (Sophie Turner). Esto se debe a que Martin se ha encargado de crear un universo de mujeres fuertes, luchadoras, ambiciosas y valientes que es necesario recalcar.

George R.R Martin dejando tirado al Pablo Motos de turno.

Por ejemplo, volviendo a la (mal) odiada Cersei Lannister, se nos presenta como una mujer cuyo estatus le ha beneficiado y perjudicado a partes iguales: su vida ha sido determinada por otros hombres (su padre, Tywin Lannister, su marido Robert Baratheon, etc). Aún así, gracias en parte a su situación y, sobre todo, inteligencia, ha sabido ingeniárselas muy bien para llegar al punto en el que se encuentra ahora, no sin antes haber perdido o matado varios seres queridos (o no tan queridos) por el camino.

Algo similar (en la conclusión final, no en el desarrollo, evidentemente) ha sucedido con Daenerys Targaryen: exiliada junto a su hermano Viserys, fue vendida y violada por Khal Drogo (paréntesis: seamos sinceros/as, esa pareja se consolidó por puro síndrome de Estocolmo por parte de ella; los inicios no fueron idílicos precisamente, pobrecita mía). Con todo esto, con miles de caídas, sufrimiento y “paseos” interminables de un sitio a otro, Daenerys consiguió que todos/as se rindieran a sus pies.

Junto a ellas, Arya Stark, Olenna Tyrell, Yara Greyjoy, Margaery Tyrell, Melissandre y un largo etcétera forman un grupo de mujeres sumamente distintas entre sí pero cuya necesidad de ser dueñas de su vida y no depender de nada ni de nadie les hace iguales.

Aunque todas son brillantes, el caso de Sansa Stark es particular. El personaje de Sansa, quien cuenta con uno de los crecimientos más increíbles de la serie, es, también, de los más criticados. El hecho de no ser una mujer ávida de sangre (y eso que tiene motivos) o con tramas fantasiosas, ha hecho que personas cuyas exigencias sólo llegan a lo épico que resulta ver dragones escupiendo fuego o gente luchando en guerras, le critiquen. Insultos como “sosa”, “aburrida”, “niñata” y, los más hardcore aludiendo a la violación que sufre por parte de Ramsay Bolton (Iwan Rheon), son algunas de las “maravillas” que se pueden leer.

Consciente de que se trata de un personaje de ficción pero aún más de la importancia de no frivolizar con las situaciones que vive y que se pueden extrapolar a la realidad, dejo aquí algunos de los motivos por lo que Sansa es un gran personaje y, además, merece el trono

  •       Su evolución es la más notable de la serie

Resultado de imagen de sansa stark gif

Retomando lo que se dice al principio, el cambio de Sansa es uno de los más remarcables de la serie. Echando la vista atrás, recordamos a esa Sansa niña sin más aspiraciones que casarse con alguien noble como ella o con el mismísimo príncipe. ¿Cómo se puede culpar a una joven a la que la vida siempre le había sonreído y a la que le habían prometido algo factible para ella? En el caso de Arya, por ejemplo, se lleva viendo desde el principio que sería, como poco, una gran guerrera. Daenerys, al ser un personaje sufridor pero con grandes ambiciones, se desmarcó también como alguien con un gran porvenir. Es decir, son evoluciones que, a la larga, no sorprenden y son personajes creados para gustar.

Pero, ¿quién daba un duro por Sansa? ¿Alguien? Yo tampoco. Pocas son las personas que apostaban por ella. Por desgracia, a base de auténticos palos y decepciones, Sansa se da cuenta de que la vida es más dura de como se lo habían pintado y, cuando por fin le dejan ser libre, se posiciona como alguien fuerte y con mucho que demostrar.

  •      Ha aprendido (a la fuerza) de los “peores”

Sansa avisando a Olenna y Margaery Tyrell sobre Joffrey. Gracias a ésto, Olenna urdió el plan de asesinar a Joffrey para que Margaery no tuviese que pasar por lo mismo.

Como se decía, en la mayoría de ocasiones Sansa ha sido una moneda de cambio. Cersei y, sobre todo, Meñique, han hecho con ella lo que han querido. Lo único bueno de haber estado cerca de personas tan retorcidas es que Sansa ha aprendido. Pero, para sorpresa de muchos, no ha aprendido a ser una mujer vengativa y llena de odio que juega con personas (al menos, de momento), si no a actuar con suma inteligencia ante situaciones complicadas. Además, sus advertencias sobre Joffrey a las Tyrell aligeraron la conjura contra éste y, es imposible olvidarse de cuando Sansa advirtió a Jon sobre Ramsay y éste no le tuvo en cuenta. Si Jon le hubiese hecho caso no hubiesen necesitado del ejército del Valle y no tendrían ahora pegado a Meñique al convertirse en aliado.

  •       Ha superado adversidades

Realmente todos en esta serie lo han pasado mal. Mal de muchos, consuelo de tontos, como se suele decir. En este caso no es así, y Sansa ha pasado por auténticas calamidades que, puestos a hacer una horrible comparativa, se puede acercar a lo vivido por Daenerys; pero hasta ésta se queda corta:

un secuestro por parte de los Lannister, presenciar el asesinato de su padre, maltrato psicológico y físico por parte de Joffrey Baratheon y Ramsay Bolton, dos bodas concertadas (Tyrion y Ramsay), violaciones, engaños, más maltrato psicológico y físico, estar completamente sola en todo ésto y, en menor grado, que venga su no-hermano Jon Snow y le nombren Rey en el Norte cuando es ella la que consiguió que ganara la Batalla de los Bastardos. Con todo y más que me habré dejado, Sansa tiene el valor de volver a casa y, en vez de vivir amargada por todo lo que ha sufrido, opta por enfrentarse a la realidad y al peligro más cercano: el gran invierno que se acerca.

  •    No ha necesitado de tramas irreales para convertirse en quién es

Resultado de imagen de sansa stark gif

Sansa es la única de los hermanos Stark que no tiene “ningún poder”, ni ha resucitado porque “es la prometida”, ni nada de nada. Sansa es Sansa. Todo por lo que ha pasado, ha sido sin ayuda ni “compensación” de carácter mágico o fantástico. Su único premio es volver a estar con los suyos y todo lo que ha sufrido lo ha revertido en pos a ser mejor de lo que ya era. Son situaciones realistas con resultados realistas.

  •  Sabe que no puede confiar en nadie

    Resultado de imagen de sansa stark littlefinger gif

 

Por mucho que Arya se empeñe (de verdad, ¿qué le han hecho a la pequeña de los Stark?, es imposible no odiarla ahora mismo, con el gran personaje que es), Sansa no tiene pensamiento alguno de robarle a su hermano/primo Jon Snow su puesto. Al menos, no de momento. Tanto es así que es plenamente consciente de que las mismas personas que alaban su trabajo como Señora del Norte, son las mismas que hace poco alababan el de Jon. Es decir, sabe que no se puede fiar de nadie y, por lo tanto, no se tiene creído nada de lo que le digan.

Ocurre lo mismo que con Meñique. Sabe que no se puede fiar de él, pero al estar cerca de ella tiene que saber cómo actuar. A falta del último capítulo de la séptima temporada, esperemos que no se deje liar por él.

 

  •      No necesita matar a nadie para conseguir sus objetivos

Con todo lo que lleva a sus espaldas, Sansa ha decidido no optar por asesinatos aleatorios. Todo llegará (o no), pero, al menos, ella prefiere de momento hacer las cosas de forma racional.

 

  • Tiene que lidiar con hermanos “cambiados”. Tan cambiados, tan cambiados, que han optado por fastidiar a su hermana mayor en vez de apoyarla.

    Resultado de imagen de sansa stark jon gif

 

Recordando lo mencionado anteriormente, no sólo lleva bien que el Rey en el Norte sea su (no) hermano bastardo Jon Snow cuando debería ser ella, si no que, encima, éste no siempre le toma en serio. Aún así, comparando con los otros hermanos, es el que mejor se está portando con ella, las cosas como son.

Por otro lado, no sé si el rifirrafe en el que se encuentran las hermanas Stark es real o, si por el contrario, están las dos aliadas para hacer creer a Meñique (y a los espectadores) que el plan va según lo previsto por él. Sea como sea, Sansa tiene que aguantar que su hermana le recuerde TODOS los errores que cometió siendo una niña sin conocimiento de nada y como éstos han determinado todo lo malo que le ha ido pasando. Porque claro, Arya le echa en cara a Sansa que ella nunca traicionaría a su familia, pero ella misma trabajó para Tywin Lannister. ¿Coherencia? No la encuentro, y creo que los guionistas tampoco. No es muy normal lo que le están haciendo al personaje de Arya, por muy mal que se llevasen de pequeñas.

Y ya si hablamos del fumado Bran, apaga y vámonos. Estoy segura de que el susodicho podía haberle dicho miles de cosas de auténtico interés (avisar sobre Meñique o sobre la cercanía de los caminantes blancos, por ejemplo) a su hermana antes de recordarle “lo guapa que iba” la noche que le violaron. Con la excusa de que “ya no es Bran”, al cada vez menos interesante personaje le ha tenido que aguantar auténticas tonterías. Que le tiren colina abajo si no va a ayudar a sus hermanas, por favor.

Como indica este post, los creadores de la serie deberían repasar las aspiraciones de cada personaje. Eso o de verdad nos están engañando para bien. Ojalá.

 

En conclusión, no es que se merezca el trono por pena, no. Se lo merece porque le arrebataron el control de su vida y cuando lo recupera no opta por su propio beneficio. Y eso sí es una reina.

Aún así, soy consciente de que la cosa va a estar (como siempre ha estado) entre Daenerys y Jon (y Cersei, pero sabemos que va a durar poco). Una pena, teniendo en cuenta la de personajes interesantes que tiene la serie y como todo se acabará reduciendo a lo obvio. Más aún en el caso de Jon, que en todos los errores que ha ido cometiendo ha habido una tercera persona que le ha hecho estar donde está ahora (vivo, básicamente).

Si aún así sigues sin ver el interés que tiene el personaje de Sansa, déjame apuntar que, como otras muchas mujeres de otras series y películas (el claro ejemplo de Skyler White de Breaking Bad, a la que no hay día que no se le recuerde lo “p…” que es), es odiada porque opta por resolver los problemas de forma realista. No siempre gusta ver una mujer fuerte representando la cordura, contraponiéndose al “caballo ganador” que ha tenido suerte en la vida o/y el cariño de la audiencia desde el minuto uno y ganando batallas a base de pensar y no tanto a base de actuar de forma impulsiva.

Este tuit resume perfectamente la doble moral que hay con Sansa y que no existe en otros personajes. No se les culpa por lo que hacen mal en el presente pero sí se le culpa a Sansa por lo que hizo en el pasado. Ok.

Con las tramas de la serie superando a la publicación de los libros, los creadores David Benioff y D. B. Weiss serán los encargados de hacerle justicia real a Sansa y a los demás personajes. Como ya he dicho, todos me parecen dignos de elogiar o criticar, pues ahí radica la riqueza de ésta serie.

En el caso de Sansa, mucho la tienen que liar los guionistas (me lo creo todo, visto lo visto) para que deje de apostar por ella como uno de los mejores personajes de la serie, si no el mejor.

Artículo patrocinado por @ParaisoFriki