Marvel vs DC: el amanecer de los cansinos

¿La Comic Con? ¿Avance de Marvel y DC? ¿Gente discutiendo sobre cuál de los dos universos cinematográficos es mejor? Bienvenidos al Día de la Marmota

Queridos lectores, antes de nada me gustaría dejar clara una cosa. Si os fijáis, encima del título está escrita la palabra Opinión, simplemente quería que lo tuvieses en cuenta para que cuando acabéis de leer y penséis “bueno, esa será tu opinión” sepáis que es precisamente lo que estoy intentando expresar.

Vamos al lío. Julio, verano, calor y Comic Con. Pongámonos hasta arriba de trailers de películas protagonizadas por gente que viste con mallas brillantes. Lo digo sin ningún tipo de retintín, necesito mi sobredosis trimestral de hype.

Como todos los años, llega el día en el que Marvel y DC sacan sus armas para la nueva temporada y empiezan a gritar “¡Yo la tengo más grande!” “¡Mi material cinematográfico es mejor que el tuyo!” mientras se dan golpes en el pecho y esas cosas. A mí esto me da igual, incluso me resulta divertido ver cómo se pican entre ellos. Cuando los espectadores entramos en el juego es otra historia.

Cuando te ves en medio de una discusión interminable sobre superhéroes

Por alguna razón que desconozco, cada vez que una de las dos grandes casas del cómic estrena una película, los fieles tanto de una como de otra tienen que ir dejando claro que es mejor/peor que la anterior del vecino. Cuando se estrenó Ant-Man (Peyton Reed, 2015) os juro que llegué a escuchar a gente que se ponía a explicar con todo lujo de detalle por qué El Hombre de Acero (Zack Snyder, 2013) era mejor. ¿POR QUÉ? UN HUEVO Y UNA CASTAÑA, OIGA.

Venga, hasta luego

Radicales, cansinos y aburridos. “Es que cuando yo era pequeño mi primo me prestaba sus cómics de Marvel/DC y les tengo mucho cariño”, ¿Y A MÍ QUE ME IMPORTA? Que le tengas cariño a uno no significa que tengas que odiar el otro, se pueden disfrutar de ambos de una manera muy sana.

¿Que DC tiene cosas reprochables? Por supuesto. Es más, el problema principal de sus películas es que no paran de mirar al vecino. Ya sea queriendo hacer todo lo contrario y dando un aire de trascendencia extrema a todo o por las prisas por ponerse a la altura de Marvel lo más rápido posible, dando muchas pistas sobre las futuras entregas y dejando a un lado el buen asentamiento de pilares básicos de un universo cinematográfico de tales proporciones.

Batman disparando a Superman con su pistola de carisma, a ver si se le pega algo

“Vamos, que estás diciendo que Marvel es mejor”, no. Marvel también ha metido la pata mucho, pero ellos fueron más rápidos y les llevan cinco años de ventaja a Batman y compañía si tenemos en cuenta que la primera piedra la pusieron con Iron Man (Jon Favreau, 2008). Esos cinco años de ventaja son en los que tuvieron tiempo de quitarse los complejos, organizarse y encontrar los estilos con los que más cómodos estaban. Nadie mira con lupa a Marvel porque ellos fueron los primeros. Y eso que la Casa de las Ideas tiene muchas asignaturas pendientes. Todavía no hemos visto un villano decente en la gran pantalla (en la pequeña rozan la matrícula de honor), porque, no nos engañemos, Loki solo es un perdedor entrañable. Algunas de sus películas son puro relleno y parece que tampoco querían currárselo mucho más (¿alguien me puede decir qué aportan las películas de Thor?). Y no hablemos de las limitaciones creativas que ponen a la gran mayoría de sus directores y guionistas (Joss Whedon, Edgar Wright, Shane Black, Kenneth Branagh…).

Eh, temedme, por favor

En fin, que sí, que en el trailer de Liga de la Justiciahay chistes. Que a Flash lo han peterparkerizado, también. Puede que DC no sepa lo que quiere todavía, pero tiene una materia prima digna de ser convertida en película así que vamos a darle un poco más de tiempo. Que Marvel mola y está haciendo las cosas muy bien, pero no está libre de pecado (hola Ultrón).

Disfrutad el cine, a discutir id al bar, por favor.