Festival de Cine Europeo de Sevilla: Críticas de las películas en Sección Oficial

Llegó por fin el tan esperado Festival de Cine Europeo a Sevilla. Del 3 al 11 de noviembre, serán varias las películas que se proyecten en la capital andaluza, provenientes de varios países. En el festival, hay varias secciones con diferentes propuestas en cuanto a temática, narrativa… así como algunos ciclos bastante interesantes. La Sección Oficial de este año esta repleta de grandes obras, algunas de ellas ya reconocidas en varios festivales de gran prestigio. Como ya podréis imaginar, en 35 milímetros queremos traer toda la información sobre este gran Festival, principalmente en cuanto a su Sección Oficial. Por ello, nuestro compañero Antonio Campos os traerá en este artículo las críticas de las diferentes películas que competirán por ganar el Giraldillo de Oro. A medida que vayan pasando los días iremos actualizando con más y más películas. Comenzamos como no podía ser de otro modo con Tierra Firme.

 

TIERRA FIRME

Si me pidieran que describiera esta película con una palabra creo que lo tendría bastante claro: humana. La nueva obra de Carlos Marques-Marcet derrocha naturalidad por todas partes, desde la realización técnica hasta la maravillosa interpretación de los actores. Con una historia algo más simple, Tierra Firme consigue que sus ideas calen más hondo, dejando espacio para que los personajes y sus circunstancias puedan moverse con total libertad. No es una comedia al uso, su humor es acidez edulcorada. El relato se mueve en la realidad, pero sin necesidad de hacerla ni oscura ni ñoña. Simplemente, colocando a tres amigos con amor y preocupaciones. Por último, mención especial su bellísimo final. Una delicia.

Nota 8/10

Lo mejor: su humanidad. La gran realización técnica al servicio de unas interpretaciones fabulosas.

Lo peor: algunas decisiones muy forzadas y directas a la hora de desarrollar la historia, que quitan algo de naturaleza al relato.

 

ZAMA

Comentaba Lola Dueñas en la rueda de prensa posterior al visionado de la película que lo más complicado para ella en su interpretación fue la época. Todo lo demás fue muy sencillo y fluido. Cuesta creerlo tras ver una película tan densa y con tantísimas capas como Zama. Su narrativa es al mismo tiempo brillante y desconcertante, con unas elipsis fuera de lo normal pero que encajan de maravilla a la hora de plasmar el mundo interior de un personaje hastiado. En relación a esto, la propia composición sirve al propósito de colocar al protagonista como el centro del relato. Es una película sobre la soledad y la espera, decadente en prácticamente toda su duración. Tal vez sea una obra incómoda por su enorme complejidad, pero no se puede negar que se trata una experiencia fuera de lo normal. Y tampoco que sus interpretaciones son una verdadera delicia.

Nota: 9/10

Lo mejor: su narrativa, muy medida y coherente con aquello que representa la película. Su fotografía tan única. Las interpretaciones.

Lo peor: su ritmo puede llegar a desesperar, debido a su enorme lentitud.

 

LES GARDIENNES

El valor no es solo batallar. No es dar tu corazón por una causa. A veces, el valor puede ser aguantar todas las penurias que asolan sin parar. Les Gardiennes es una película que pone en valor (valga la redundancia) el esfuerzo de las mujeres en la Primera Guerra Mundial no solo por sacar adelante a su familia, sino también por soportar las pérdidas y seguir adelante. Cede el protagonismo a una familia granjera cuyos hombres han ido al frente, les da espacio para moverse y, sin tener prácticamente diálogos, logran quedarse con el espectador. La cotidianidad de sus funciones rompe con el dolor que puede suponer cada noticia que llega del frente pero aún así todo prosigue. El relato es natural y fluye de manera lógica con el mensaje global. Al menos hasta la primera mitad. En la segunda parte, el amor se impone al valor y la película entra en una serie de tramas mal resuelta que, hasta cierto punto, echan por tierra todo lo que había sido el inicio. A todo esto, no contribuyen demasiado unas interpretaciones demasiados planas y carentes de emoción en momentos esenciales.

Nota: 6/10

Lo mejor: su primera mitad, bien medida y transmitiendo aquello que se supone quiere hacer. Su fotografía y técnica.

Lo peor: la segunda mitad del metraje rompe en gran medida con todo lo anterior y no logra encontrarse. Subtramas muy mal finalizadas. Interpretaciones demasiado planas.

 

TIERRA DE DIOS

Es muy común escuchar aquello de que la juventud se escapa pronto. ¿Qué es la juventud?. Para Tierra de Dios, esta época de la vida es el descubrimiento personal en casi todos los aspectos. Es disfrutar, pero también es responsabilidad. Es volar libre, sin olvidar de donde provienes. Es aprender a valorar. Con una realización muy íntima y personal, Tierra de Dios apunta a cómo la juventud aprende a apreciar todo aquello que le rodea, desde los besos y las caricias con la persona que amas hasta lo que es una familia. No es una obra optimista, pero tampoco es en absoluto pesimista. Su estructura con respecto al amor es clásica, pero su tratamiento rompe convenciones para que el espectador pueda incluso llegar a verse reflejado en este maravilloso relato.

Nota: 8,5/10

Lo mejor: su sencillez a la hora de trasladar una historia con multitud de mensajes. Su estilo diferenciado, ni cálido ni oscuro.

Lo peor: estructura demasiado convencional que, en el final, acaba por pasarle factura.

 

EL MAR NOS MIRA DE LEJOS

La hibridación de formatos es un clásico en el Festival de Cine Europeo. Existen diferentes propuestas, pero la esencia es similar. En este caso, Manuel Muñoz Rivas construye un relato misterioso a través de las arenas de Doñana y sus gentes. No obstante, en cuanto a contenido es muy limitado. La narrativa se ve acusada en gran medida por el desmedido esfuerzo en crear imágenes de gran belleza. Desde luego lo consigue, ya que la fotografía en esta obra está muy cuidada. A parte de eso nada más. Un cierto cariño hacia aquello que muestra la película, la cultura andaluza y otros aspectos, unidos a una intencionalidad demasiado vacía en dotar al metraje de interés fuera de la técnica. Muy decepcionante.

Nota: 4/10

Lo mejor: la belleza de su fotografía, en la que denota voluntad por enaltecer el valor del lugar.

Lo peor: su narrativa dispar, ausente de lógica y ausente de cualquier pretensión sobre misterio. Fragmentos supuestamente “reales” que acaban por ser olvidables.

 

RAMIRO

La nueva obra de Manuel Mozos es extraña. Original, con un estilo muy propio y diferenciado, sin duda. Pero muy extraña. En Ramiro, se reúnen diferentes personajes de lo más variopintos alrededor de un protagonista de difícil descripción. Su historia está muy en el fondo y sacar su verdadera forma es prácticamente misión imposible. Entre medias, la defensa por un arte más desconocido así como de sus circunstancias vitales es lo más potable de una cinta que no consigue transmitir un verdadero interés. Todo parece estar oculto en esta película que, en cuanto a los aspectos técnicos e interpretativos, está muy bien ejecutada.

Nota: 5/10

Lo mejor: personajes diferentes y frescos, muy originales. Su apuesta alternativa dentro de una fórmula conocida.

Lo peor: una historia escondida tras varias capas difíciles de percibir. Demasiado personal en numerosas partes del relato, lo cual hace que sea difícil de comprender por momentos.

 

A CIAMBRA

Las propuestas europeas para los Oscars están mostrando un gran nivel. Desde Italia llega A Ciambra, una película de aquellos estratos de la sociedad más oculto. Más que como crítica, está obra sitúa su percepción sin necesidad de emitir un juicio. Cuenta una historia (algo limitada en cuanto a la narración) con unos personajes bastante bien situados y con interpretaciones muy dignas. Carpignano recrea una adolescencia deshumanizada, alejada de cualquier inocencia, para mostrar unas barreras muy evidentes en la sociedad. Con ello, se funde ese deseo de encontrarse a uno mismo a partir de la familia, aquello que se encuentra en la cúspide. Una película notable y con multitud de lecturas.

Nota: 8/10

Lo mejor: su retrato social, sin ningún tipo de juicio ni temor. Personajes fantásticamente recreados, con grandes interpretaciones.

Lo peor: narración algo errática y con una historia que acaba cayendo en tópicos. Una banda sonora que desentona con aquello que transmite la película.

UN SOL INTERIOR

Hay formas y formas de trasladar el amor a la gran pantalla. Para Un Sol Interior, el agotamiento amoroso es la base donde después plasma un deseo por encontrarse. La directora, Claire Denis, apuesta por una comedia muy agridulce, a partir de momentos más identificables con el drama. Sin embargo, el desarrollo acaba siendo tremendamente pastoso y repetitivo. Con una Juliette Binoche siempre fabulosa, el guión se convierte en constantes diálogos en el que, incluso, se repiten varias líneas. La película no confía en prácticamente ningún momento en la fuerza de la imagen, sin conceder tampoco un segundo para que el relato respire. Se diferencia de otras películas de tono mucho más optimista, pero acaba por causar precisamente el agotamiento que comienza mostrando.

Nota: 5,5/10

Lo mejor: Juliette Binoche está increíble en un registro menos conocido para ella. Hay cierta originalidad en la propuesta.

Lo peor: abuso innecesario del diálogo. El relato acaba por ser muy agotador.

WINTER BROTHERS

Probablemente, una de las obras más personales de esta presente edición. Palmason logra crear una atmósfera muy particular y persuasiva en la que se reúnen el “grano” de los Cohen con la simetría de Wes Anderson. La fotografía y la puesta en escena son brillantes, colaborando para crear imágenes muy potentes. Todo ello se dispone al servicio de una serie de ideas realmente interesantes, asociadas con la psicosis y con la pérdida del amor. Es una lástima que, en conjunto, no funcionen. No solo por la ausencia de trama si no por la divergencia entre diferentes elementos, sin un hilo que consiga aunarlos. Con multitud de referencias en su haber, Winter Brothers se convierte en una grata sorpresa que pronto se evapora al no lograr un sentido completo.

Nota: 6,5/10

Lo mejor: su identidad, pura y electrizante. Su fotografía y puesta en escena.

Lo peor: la ausencia de una idea de conjunto, con elementos que acaban por realizar un recorrido muy dispar.

PENELOPE

Con la narración de la Iliada de Homero como sustento, la película de Eva Vilà plantea dos formas de concebir conceptos tan existenciales como el paso del tiempo y el recuerdo del pasado. Por un lado, añoranza, por otro, resignación. Una obra en gran parte pesimista que no rehuye su presente caótico. Poética en prácticamente todo su conjunto, Penelope acaba por ser repetitiva. Su último tercio se convierte en una metáfora que no parece acabar ni siquiera cuando llega el final. Su fotografía, oscura y penetrante, encaja a medida, junto a una banda sonora muy interesante.

Nota: 6/10

Lo mejor: fotografía y música, elementos que en sí mismo difieren pero que aportan otra visión a la obra. Originalidad desde el pesimismo.

Lo peor: muy repetitiva en sus formas. Último tercio demasiado metafórico. Ritmo intermitente, que acaba por despistar en varios momentos importantes.

EL TALLER DE ESCRITURA

Con la situación actual que vive nuestro mundo, es complicado tener una imagen global. La nueva película de Laurent Cantet sitúa el foco en las futuras generaciones. Aquellas que viven una contexto político y cultural muy turbio. El taller de escritura es, ante todo, una denuncia total hacia las distintas posturas existentes en la sociedad francesa y como eso afecta a la juventud. La radicalización, el racismo, el machismo… todas estas desafortunadas realidades se plasman a partir de un guión muy bien medido, el cual se niega la posibilidad de ser un thriller para ir directo a su mensaje. Para ello, la película cuenta con unos personajes complejos y fantásticamente interpretados. Pero lo más sorprendente es que, probablemente, sea de las películas que mayor temor causen en la actualidad. Y sin necesidad de tener monstruos desfigurados.

Nota: 7/10

Lo mejor: crítica a partir de un guión en progresión de interés. Interpretaciones y personajes fantásticos.

Lo peor: por momentos, algo suave en su muestra social. Desviaciones de la trama que no terminan de encajar.