Especial Orgullo LGTBI+ (III): La representación bisexual en la ficción

En esta tercera entrega de nuestro espacial Orgullo LGTB+ analizaremos la representación bisexual en la ficción audiovisual

La representación en la gran y en la pequeña pantalla del colectivo LGTBI+ ha ido evolucionando a lo largo de los años. Se ha pasado del subtexto o la ausencia de personajes que muestran esta realidad a su participación en papeles protagonistas o secundarios, el caso es que ahora el cine, como motor de entretenimiento y formación es más completo porque estamos todos o casi todos, esto ya es algo al gusto del consumidor, como suele decirse. Al igual que el tratamiento y desarrollo de los personajes.

Sin embargo, es absolutamente necesario que el séptimo arte actual, que gracias a la llegada de las nuevas tecnologías, puede permitirse crear contenido especializado o centrado en temas que, quizás, hace décadas no eran rentables llevar a los cines comerciales, hoy con la multitud de posibilidades que existen puede hacerse. Véase, por ejemplo, una propuesta como la webserie Carmilla, una vampiresa lesbiana que se enamora de una joven universitaria y tienen que salvar el mundo, todo esto a través de vlogs que realiza la humana periodista (Elise Bauman) o la serie canadiense Lost Girl,  en la que Bo (Anna Silk) es un ser sobrenatural llamado súcubo que se alimenta de la energía sexual de las personas, a veces con resultados fatales. Ideas que caben en todos los géneros cinematográficos y que a su vez apuestan por mostrar situaciones y personas de todos los colores del espectro LGTBI+.

En esta ocasión, trataremos la B. La visibilidad de la bisexualidad en las series de televisión a través de personajes inspiradores. No obstante, aprovecho para recomendar la reivindicación sobre la L y la G que realizó, hace unas semanas, el compañero de este mismo medio, Javier Rodríguez, en su Especial Orgullo LGTB+ (I): La representación lésbica en la ficción.

 

I. Lucifer: Lucifer

La serie de la cadena FOX, creada por Tom Kapinos, narra la historia de Lucifer (Tom Ellis), que aburrido de su vida como el Señor del Infierno, abandona su trono y su reino para irse a Los Ángeles, donde conoce a la detective de homicidios Chloe Decker (Lauren German), con quien comienza a colaborar para atrapar y castigar a los criminales trabajando como consultor, valiéndose para esto de sus peculiares poderes de persuasión.

Esta ficción muestra al propio Lucifer, protagonista principal, como un hombre bisexual. Su orientación no es nunca el asunto central de la producción pero él comenta sus aventuras nocturnas y a lo largo de los episodios se puede ver a distintos hombres y mujeres salir de su cama. Un aspecto curioso, puesto que la naturaleza del personaje es religioso – religión cristiana. Una apuesta arriesgada debido a la percepción sobre la homosexualidad que tiene esta fe.

II. The 100: Clarke Griffin

Clarke Griffin (Eliza Taylor) es uno de los personajes principales de la serie de ficción post apocalíptica, basada en la novela homónima escrita por Kass Morgan, The 100. Situada 97 años después de una guerra nuclear que ha destruido la civilización, los supervivientes de una nave espacial, que han sobrevivido durante tres generaciones en el espacio, envían 100 delincuentes juveniles “para testear” las condiciones de la Tierra, con la esperanza de eventualmente volver a poblar el planeta. El grupo de jóvenes tratará de sobrevivir en un entorno desconocido y hostil a pesar de las brechas que se abren entre ellos, unos partidarios de seguir en conexión con la nave, otros a favor de empezar de cero sin depender de nadie. Clarke, se encuentra entre ese grupo que regresa a la Tierra, allí conoce a Lexa (Alycia Debnam- Carey) pero durante el camino tiene otro gran amor Finn (Thomas McDonell). Un auténtico drama que va mostrando la evolución de Griffin como una adolescente que va madurando hasta convertirse en una gran líder, en el terreno amoroso, también. Bajo el lema “la vida debería ser algo más que sobrevivir”, Clarke vive intensos momentos con mujeres y hombres que ponen de manifiesto, en muchas ocasiones de la trama, que el amor, en todas sus variantes, es puro y hermoso. La condición sexual de los personajes de The 100 jamás ha sido tema de debate.

III. Legends of Tomorrow: Sara Lance

La bisexualidad de Sara Lance (Caity Lotz) fue revelada durante su estancia en la serie de DC: Arrow. Tras la creación de Legends of Tomorrow, spin- off de The Flash y Arrow, en la que es protagonista, el espectador ha podido profundizar en la perspectiva de la capitana de la Wave Rider que, a pesar de haber tenido relaciones con hombres y mujeres, ha manifestado que siente preferencia por el género femenino.

Cabe destacar que Lance, conocida como White Canary, es una ex-justiciera que formaba parte de la Liga de Asesinos. La única dentro de la ficción que no dispone de superpoderes o un traje o elemento que se los proporcione. Una mujer fuerte, guerrera y segura de sí misma que se enfrenta a diario a la muerte con la fortaleza y habilidades que le ha otorgado el esfuerzo. También conocida como Ta-er al-Asfer, Sara Lance no es solo una referente para el público LGTBI+ sino para todos, por estos y otros tantos valores ejemplares que muestra en el desarrollo de su personalidad.

IV. Black Sails: Capitán Flint

James Flint (Toby Stephens) es uno de los personajes principales de una de las mejores series sobre piratas de la historia de la televisión. Black Sails, creada por Jonathan E. Steinberg y Robert Levine, nos sitúa en 1715, en las Antillas, donde los piratas de la isla amenazan el comercio marítimo en la región.

En la Edad de oro de la piratería, el temido Capitán Flint recluta a hombres jóvenes para que formen parte de su tripulación mientras luchan por la supervivencia en la isla Nueva Providencia. En un cosmos de sangre, violencia y brutalidad, durante la segunda temporada se descubre un secreto de Flint: estaba locamente enamorado de Thomas Hamilton (Rupert Penry-Jones), un caballero inglés. A lo largo de la serie se le muestra casado con una mujer pero es realmente esa relación con Hamilton la que explica las decisiones que toma durante la trama. Su bisexualidad es tratada con sumo respeto y seriedad, y aunque el contexto histórico se presta, dicha revelación no es utilizada para despreciar al capitán. Al igual que algunas relaciones lésbicas que se desarrollan en la serie.

V. Stella Blómkvist: Stella Blómkvist

La miniserie islandesa, de 6 episodios, se estrenó este 2018, y llegó a España gracias a la cadena Calle 13. La historia comienza cuando la abogada Stella Blómkvist (Heida Reed) recibe una llamada para que defienda a un viejo cliente, un traficante de drogas al que acusan de haber asesinado a una joven ayudante del primer ministro.

Política, leyes, secretos, sexo, drogas y mucho drama del bueno es el eje central de esta producción. El personaje interpretado por Heida Reed es muy astuto y el estilo cinematográfico de la ficción es el género negro, por lo que la elegancia y el cuidado de la estética y la fotografía siempre está presente, siendo esto un deleite para los sentidos. Sin embargo, si hablamos de bisexualidad, Stella Blómkvist, tanto serie como personaje, no decepcionan. La jurista es una mujer triunfadora y no tiene tiempo para el amor, así que la vemos tener relaciones esporádicas con hombres y mujeres, es a medio camino entre la inconsciencia y la osadía, donde irrumpe en la vida de una política de la alta esfera islandesa, una relación de moralidad dudosa, que regala mucha acción y sensualidad.