• Home »
  • Entrevistas »
  • Entrevista a Pablo S. Pastor: “Quería hacer una carta de amor, un homenaje a Scream”

Entrevista a Pablo S. Pastor: “Quería hacer una carta de amor, un homenaje a Scream”

En pleno Nocturna Madrid 2017, tuvimos la oportunidad de entrevistar en profundidad a Pablo S. Pastor, director de Bye Bye Baby, uno de los cortometrajes participantes. Podéis ver el tráiler aquí. El corto, protagonizado por Karina Kolokolchikova, causó muy buenas sensaciones entre el público.

Escrito por su director junto a Javier Parra, cuenta con la siguiente sinopsis: Una joven se dispone a pasar una noche tranquila en casa con la única compañía de una película y palomitas. Tras la llamada de una amiga, todo parece ir mal. ¿Está realmente sola en la casa?

PREGUNTA: ¿Cómo surgió el guión del corto?

PABLO S. PASTOR: Yo quería hacer una carta de amor, un homenaje a Scream, que es mi peli favorita. La vi de pequeño y dije “hostia”, me costó mucho pero a la vez me divirtió, y no paraba de verla. Mis primeros cortos eran todos homenajes cutres a Scream. Quise hacer por fin un homenaje guay, pero sin copiarlo. Aunque tenga toques, creo que no se queda en la copia. Quise homenajear sobre todo a esa primera secuencia de Drew Barrymore. Pero también homenajeando a otras pelis como ‘Cuando llama un extraño’, por lo de la chica en una casa, Halloween… A mí es que me pones un corto o una peli de una chica en una casa a la que le ocurre algo y me tienes ganado. Entonces, quise hacer mi versión personal de ello. Aunque sea un homenaje a Scream, y mucha gente me lo pregunta, ella no lleva peluca para parecerse a Drew Barrymore, es su pelo.

Foto del rodaje de Bye Bye Baby. Fuente: Academia de Cine.

P: De hecho, el color amarillo viene a ser el color principal del personaje. ¿Cómo surgió esa decisión?

PSP: Dio la casualidad de que cuando la fiché para el corto tenía ese corte de pelo, a lo Drew Barrymore. Tanto arte, cuyo director era Álvaro Espinosa, como las chicas de vestuario (Luisa Rodríguez y Sandra Fajardo), se pusieron a hablar del look que le íbamos a dar corto. Todo bajo mi tutela, me gusta mucho cuidar la estética. Decidimos que el color amarillo predominante en la casa puede dar esa especie de angustia sin quererlo. No suele ser un color habitual para decorar casas. Tiramos por allí, y quisimos crear un miniuniverso dentro de la casa, pero sin que llegue a cansar. Todo está muy medido (también con el departamento de fotografía). A nivel estético tampoco se suele tirar mucho por el amarillo.

P: En parte, el poco uso del amarillo en el cine viene por el tabú de que puede dar mala suerte.

PSP: Claro, y yo no creo nada en eso. De hecho, en mi anterior corto rodé vestido de amarillo un día. El amarillo no da mala suerte, la mala suerte te la buscas tú si quieres.

P: O sea, que no crees en ninguna de esas manías y tabús que abundan en el mundillo del cine.

PSP: Yo creo mucho en visualizar. Si tú le pones mucha energía positiva y visualizas que va a ir bien un corto o proyecto tuyo. Creo que es como mejor te va a ir, da igual que vayas de amarillo, de verde o de naranja.

P: El corto arranca con un plano giratorio hacia la izquierda, y más adelante vemos otro plano giratorio opuesto a él, hacia la derecha. ¿Cómo surgió eso?

PSP: El corto, aparte de ser un homenaje a Scream, es un homenaje a muchas pelis de los 70 y los 80. No me quise quedar sólo en esa estética, porque a ver, el corto está ambientado hoy en día pero tiene una estética un poco vintage. Creo que una de las cosas que más llama la atención de esas películas de terror es el ritmo que llevan. Ese ritmo lento, pausado, por así decirlo, es lo que quise transmitir con el corto. Empezar con esa televisión y ese travelling lateral hacia ella estuvo muy meditado. Te presenta la localización, el rollo que va a tener el corto, la música… Hasta que llegas al personaje principal, que es ella. Y al final, hice otro plano al revés. Es un corto simétrico. Acaba de la misma manera que empieza, sólo que todo acaba al revés. Y encima, al final, la propia música de la película que hay en la televisión también crea un momento de metacine. Lo quise hacer así, un corto simétrico en cuanto a la estética pero con sentido, sin perder de vista el homenaje a ese cine de terror de los 70.

Karina Kokolchikova, protagonista del corto. Fuente: Aullidos.com

P: Otro de los aspectos que llaman la atención del corto es el casting, completamente femenino. 

PSP: Soy muy pro-chicas. Hay scream queens en todos mis trabajos. En mi anterior corto sí que había un hombre, pero en el papel del malo. En este caso, el guión me lo fue pidiendo así. No tuve la necesidad de meter ningún personaje masculino para complementarlas, ni me aportaba nada. Es una historia corta, de 15 minutos, y creo que ellas (sobre todo Karina, que es la que lleva el peso del corto) tienen tanta fuerza y transmiten tanto que no les hace falta ningún hombre al lado. La intención inicial no era hacer apología del empoderamiento femenino, pero esta historia la verdad es que no la hubiese visto igual interpretada por un hombre, o que apareciese su padre al final. Lo vi como que tenía todo el sentido del mundo y más con mujeres fuertes, como las que tuve en el rodaje, tanto Pilar, como Nani, como Karina… Es verdad que tiro mucho por los castings femeninos.

P: ¿Cómo te adentraste en el mundo del cine?

PSP: De pequeño siempre me llamó la atención contar mis propias historias. Yo dibujaba y contaba mis propias historias dibujando. Y cuando vi ‘Scream’ fue cuando me picó el gusanillo de decir “yo quiero hacer esto”. Cogí la cámara de mi padre, una de estas cámaras domésticas, y me puse a hacer cortos con mis amigos en verano. Una cutrez total, los montaba yo con uno de estos típicos cables para conectar la cámara al vídeo y lo montas ahí en plan mal. Después me decidí a estudiar Audiovisuales, que fue lo que hice. También seguí con mis cortos. Hice un fanfilm de Scream para YouTube… Bueno, Scream me ha marcado mucho. Estudié también un curso de ayudante de dirección, trabajé en Águila Roja. Lo vi como un mundo que era bonito, pero muy difícil. Me llamaba mucho la atención la estética, así que estudié el máster de Vogue, también soy periodista especializado en moda. Y es por eso por lo que le doy mucha importancia a la estética en mis trabajos. Creo que Bye Bye Baby contando con otra estética no sería lo mismo. Me gusta mucho reforzar el look de mis trabajos. Me tira mucho la parte de moda ahí, pero al final lo que más me gusta el cine. Entonces, ahora estoy muy a tope con esto y así es como me fue llevando, gracias a Scream, lo que fui estudiando… Es como que lo llevaba dentro, necesitaba contar mis movidas.

Pablo S. Pastor en el photocall del Nocturna Madrid, en Cinesa Proyecciones.

P: ¿Por qué decidiste hacer el corto en inglés?

PSP: Pues eso fue casualidad. De primeras, iba a grabarlo con María Forqué, la protagonista de Into The Mud, pero cuando ella no pudo y me puse a buscar casting, di con Karina. Ella es trilingüe, si no es más. Es de Ucrania pero habla castellano, inglés, etc… Entonces, al tener un look tan internacional ella, y al venirle bien hacerlo en inglés de cara a abrirse puertas… Dije “¿por qué no? Vamos a hacerlo en inglés”. Además, creo que al personaje le queda bien, a la historia le queda bien, te la crees. Yo no quería hacerlo en un inglés de Vallecas. Vi que lo hacía guay, y todo el mundo tenía que hablar inglés perfecto como ella. Así que fue por eso, por el casting de Karina, no era una intención mía de que reniegue del castellano ni nada.

P: ¿Cómo desarrollasteis el diseño de los efectos especiales?

PSP: Los efectos estuvieron a cargo de Oxum FX, una empresa de efectos que el año pasado hicieron también Behind. Ellos trabajan siempre con un chico, que se llama Daniel Carrasco, que fue el que diseñó el boceto sobre el que ellos se tuvieron que basar para hacer el molde de los efectos. Ese chico es el mismo que ha diseñado el nuevo Pennywise, La Cumbre Escarlata, Hellboy… Es un tío súper top, yo me quedé flipando cuando entró en el proyecto, y él es quien ha diseñado los efectos y Oxum les ha dado vida. La verdad, estoy contentísimo con el resultado.

P: ¿Fue duro conseguir la financiación para sacar el proyecto adelante?

PSP: Sí. Con mi primer corto, Into The Mud, me arruiné yo, entero. Ahora lo que hicimos fue un crowdfunding en el que básicamente mi alrededor nos han ayudado, aportando lo que podían. Tuve la suerte de que un chico, que se llama Jon Cámara, vio mi anterior trabajo, confió mucho en mí y aportó todo el dinero que me faltaba, metiéndose ya productor. Fue gracias a él que pudimos completar el crowdfunding. En ese sentido, me fue más fácil, porque apareció Jon de la nada y me ayudó. El 80% del corto está financiado a partir de ese crowdfunding. Yo puse una parte del dinero, la productora (What The Film) puso otra parte, pero nada que ver con todo lo que hemos conseguido gracias al crowdfunding. Es muy difícil hacer un corto sin ayudas y si no eres rico, básicamente.

De izq. a der.: Pilar Pintre, Pablo S. Pastor y Carmen Conesa en el Nocturna.

P: ¿Qué consejos darías tú a jóvenes cineastas que quieran hacer cortos también? No sólo en cuanto a la financiación, sino en todos los ámbitos.

PSP: Mira, yo si están empezando y no tienen mucho dinero para ir tirando, les aconsejaría una buena historia: breve pero guay, y que no descarten grabarla con el móvil. Potenciar eso porque se pueden hacer cortos súper guays con un móvil (y una buena fotografía y una buena historia) y pueden competir. Yo he competido con cortos hechos con el móvil en mogollón de festivales internacionales, y lo han petado. Para darse a conocer al principio, que no descarten eso. Que no se crean que por tener una cámara de cine, tal, ya eres mejor. Siempre luce todo más, pero al principio, que no lo descarten. Que luchen por eso porque se pueden hacer cosas muy guays con un móvil y poco a poco, obviamente, sí que puedes ir avanzando en tu carrera, tú como profesional y querer usar otros medios. Pero te lo juro, que yo si de pequeño hubiese tenido los medios que hay ahora, de móviles, los ordenadores para montar, me hubiera vuelto loco. De verdad, que no lo descarten. Y sobre todo, que luchen mogollón por ello, si de verdad les gusta, y que tengan en cuenta el crowdfunding. Porque al final, un corto es caro. Que guarden dinero para la distribución, porque distribuir es lo más caro (aparte del alquiler de equipo. Y que no se rindan, no hace falta que hagas un corto al año, sino centrarte en una historia que a ti te guste (porque si no te gusta a ti no lo vas a hacer bien), y a por todas.

P: En referencia a otro de los directores presentes en el festival, Don Coscarelli, él siempre tuvo muchos problemas a la hora de sacar sus películas adelante (pese a ser ampliamente reconocido dentro de su género). Por ejemplo, suele manifestar su descontento con el resultado de El señor de las bestias, ya que no tuvo libertad a la hora de desarrollar la película como él hubiese querido al meter mucha mano los productores. ¿Crees que es imprescindible tener el control absoluto sobre tu obra?

PSP: En un corto, sí. Quiero decir, un corto te sirve para darte a conocer, enseñar lo que tú realmente eres y lo que llevas dentro. Si en un corto alguien te está diciendo cómo tienes que hacerlo, no sabes lo que llevas ahí. Yo creo que en un corto lo guay es que tú muestres lo que llevas, lo que realmente te apetece. Que juegues, te diviertas, y seas tú. ¿Que luego te sale la peli, que es lo que todos queremos?  A mí me llega el día de la peli, tengo un productor muy potente y mete mano, que seguramente, pues habrá cosas que me tendré que comer. Pero en un corto, yo iría a por todas, a hacer lo que te gusta, y a luchar por ello, porque al final, si no te muestras a ti mismo en un corto, que es lo que te va a dar a conocer para poder hacer esa peli, no tendría sentido. En un corto, a por todas. Como si tienes una paranoia, lo que sea. Si es algo muy tú y que de verdad te represente, tienes que hacerlo.

Karina Kokolchikova en el set.

P: Después de este corto, ¿cuál es tu próximo paso?

PSP: Estoy haciendo el guión de la peli basada en Bye Bye Baby. La gente me dice que sí estoy preparado, pero hasta que no ves que te toca una peli, no lo sabes. Es mi sueño, y ojalá que salga. Mi objetivo en 2018 es seguir moviendo el corto por festivales, de hecho están compitiendo en varios Bye Bye Baby e Into The Mud ahora. Es como que me van a decir a ver de qué voy abarcando tanto, pero han coincidido. Mientras Bye Bye Baby sigue en activo en festivales, lucharé por sacar la financiación para el largometraje. Y si no sale, haré un tercer corto y seguiré luchando. Pero mi objetivo principal es hacer la peli, ¿que no? Tengo ideas para cortos, vamos, las que haga falta, así que haría mi tercer corto y a ver qué pasa. Lo importante es no parar, porque si paras, al final te estancas y la gente se puede olvidar de ti, no te ven. Hay que estar activo para que te vean y sepan de ti y lograr hacer una película.

P: A colación de tu trabajo en Águila Roja, el mundo de las series cada vez está más en alza. ¿Cómo verías hacer una serie? ¿Te interesa?

PSP: Todo lo que sea hacer ficción me encanta. En Águila Roja estuve de auxiliar de dirección, o sea que era el último mono. Era la primera temporada y no sabíamos qué iba a pasar con ella. Fue un rodaje muy duro, era o un plató en TVE que estábamos todo el día, o quedábamos en Plaza España y salías a cualquier punto de España a grabar exteriores que pareciesen medievales y volvías a las mil, al día siguiente igual… Fue muy, muy duro. Si hiciese una serie aquí, me gustaría intentar tirar por una serie de terror. En España no hay casi terror en la ficción televisiva, y creo que se podría hacer algo guay. Hacer una American Horror Story aquí sería muy guay. O algo similar a The Handmaid’s Tale, que me ha encantado. No lo descarto, yo lo que quiero es trabajar y hacer ficción, o sea que por mí, ojalá. Además, ahora que hay tantas plataformas y tantas vías para poder enseñar el trabajo que haces en series… Webserie no lo veo tanto porque aquí no han tenido mucho tirón, pero para vendérselo a plataformas (que ahora están Movistar, Netflix, HBO, hay un montón), pues oye, nunca se sabe. Podría salir algo ahí.

Karina Kokolchikova con un gato (que también aparece en el corto, por si no teníais motivos suficientes para verlo) en el set de rodaje.

P: Para ir terminando, ¿te atrae el mundo de los videoclips?

PSP: Igual hago uno ahora. A mí me fliparía poder compaginar hacer películas de terror y de repente sacar videoclips.

P: ¿De quién te gustaría hacerlo?

PSP: Ojalá de Britney Spears. Pero estoy abierto a todo. No me veo haciendo un videoclip de algo tipo Estopa, por ejemplo, porque no es mi rollo. La música pop es lo que más me gusta, así que hacer de cualquier diva me encantaría. Ahora voy a hacerle uno a un chico que es trapero, bueno, trapero-pop, más bien, y seguramente le daré ese rollo fantástico con esa estética Bye Bye Baby, entonces, sigo metiendo mis cositas en los videoclips.

P: Pues eso sería todo, ¿hay algo que quieras añadir?

PSP: No, sólo quería recalcar que ahora estoy trabajando en el largometraje, pero ya lo he hecho.

P: ¡Muchas gracias por la entrevista!

PSP: ¡A vosotros!