• Home »
  • Entrevistas »
  • Entrevista con Marta Díaz y Carmen Flores, directora y actriz de ‘Mi querida cofradía’

Entrevista con Marta Díaz y Carmen Flores, directora y actriz de ‘Mi querida cofradía’

Después del Festival de Málaga, estuvieron en el BCN Film Fest presentando el film.

Marta Díaz de Lope Díaz ha entrado pisando fuerte. Con un éxito rotundo en el pasado Festival de Málaga en la presentación de su opera primera, ‘Mi querida cofradía’, se llevó a casa el Premio del Público. La actriz de reparto del film, Carmen Flores, también obtuvo premio. Se llevó a casa la biznaga a Mejor actriz de reparto en la última edición del festival. Además, en la segunda edición del BCN Film Fest, han repetido la hazaña y han vuelto a ganar el Premio del Público. En 35 Mílimetros hemos hablado con ambas durante la presentanción de la película en Barcelona.

De izquierda a derecha: Carmen Flores y Marta Díaz de Lope Díaz //Adriana Díaz

 

Adriana Díaz: Para empezar, ¡muchas felicidades por los premios en el Festival de Málaga! Mejor actriz de reparto (Carmen Flores) y Premio del público (‘Mi querida cofradía’), ¿que tal os sentó el premio?

Carmen Flores: ¡Muy bien! Ganar un premio siempre sienta bien, muy contenta. Yo ya  tenia mucho subidón de cuando estuvimos presentando la película en Málaga, porque la gente respondió muy bien, tanto la prensa como el público.  Estábamos encantados y estaba súper feliz. Y cuando me llaman y me dicen que habíamos ganado el premio, me puse a saltar en el sofá de mi casa.

A.D:  Marta, bajo tu punto de vista, ¿el Premio del Público es, de alguna manera, más especial que el del jurado?

Marta Díaz: Bueno, no lo comparo con el del jurado. Simplemente estamos contentísimos con el premio en si, con lo que es y  lo que representa. En el sentido de que haya gustado a la gente y que sea el público el que te premio. Lo pensaba en términos de lo bien que le va a venir a la peli. De alguna manera el respaldo que supone de cara al estreno.

A.D: A ti, ¿que sensación te queda después de estrenar la película? Porque está teniendo un recibimiento espectacular en los festivales que se ha presentado (Festival de Málaga y BCN Film Fest).

M.D: La verdad es que si, yo no me lo esperaba para nada. Estábamos contentos y orgulloso con la película, pero de ahí al entusiasmo del público de Málaga, no nos lo esperábamos. Estábamos muy emocionados todos por esa acogida.

A.D: Hablemos sobre la película. ¿Cuando tu decides hacer una película sobre la Semana Santa, porque escoges la de Ronda (Málaga)?

M.D: Porque es la que más conozco, con la que me he criado. También creo que Ronda, como ciudad, tenia una cosa como muy señorial. Como un poco monumental y clásica, que tenia mucho que ver con el personaje de Carmen. Era un sitio para enmarcar la peli muy interesante. Además siempre que hablamos de Andalucía en el cine, se habla de Granada o Sevilla, por ejemplo, ¿así que porque no abrir un poco el abanico?

C.F: ¡Y con lo bonito que es Ronda!

A.D: Es una película que aborda un montón de temas importantes como el feminismo, el machismo o la religión. ¿Cuando te planteaste ‘Mi querida cofradía’, todos estos temas ya los tenias en mente, o fueron surgiendo poco a poco?

M.D: Fueron surgiendo poco a poco. Cuando plantee contextualizarla –la película- durante una semana santa, lo hacia desde la perspectiva más cultural de la tradición, no tanto desde el punto de vista religioso. Y entonces dentro de este planteamiento, queríamos hablar de la gente que esta detrás de esa tradición. Las personas que la conforman, la crean y como la viven. Y a partir de ahí aparece el personaje de Carmen.

A.D: ¿Crees que te ha quedado un film feminista?

M.D: Si. Yo a veces digo que, por el mundo en que vivimos, resulta más feminista por el hecho que la protagonista sea una mujer que en ficción tiene 70 años, que está rodeada de mujeres y que ninguna es el prototipo de la edad concreta en la que todos los personajes suelen moverse. Casi es más feminista por eso que por la trama. Aunque al final es un poco todo.

A.D: Carmen hablemos un poco de tu personaje. Tu interpretas a Juana, que es la vecina ‘apañada’ de Carmen.

C.F: Si, todo el mundo tiene una vecina arriba o abajo, que se llama Juana. Que siempre te viene a pedir ayuda, o a la que tu siempre puedes ir a pedirle ayuda. En este caso, Juana viene a pedirle ayuda a Carmen, porque Carmen es muy apañada. Juana tiene un problema serio con las torrijas, porque no le salen. Y baja a casa de su vecina y se encuentra ahí todo el lio.

A.D: Es que se monta ahí un poco el camarote de los Hermanos Marx.

C.F: Si, si. Es muy oportuna Juana, muy oportuna.

M.D: Llega todo el pueblo a casa de Carmen.

A: ¿Crees que el punto de inflexión que tiene Juana es cuando más evoluciona el personaje?

C.F: ¡Si claro! Cuando se entera del problema de Carmen y Beatriz (Pepa Aniorte), la hija de Carmen, ella le dice “Si claro, yo te voy a ayudar porque soy tu hija”. Juana responde que ella no la va a ayudar porque es un “marrón” y ella sólo quería ayuda con las torrijas. Para Juana es como todo muy loco. Pero en ese momento Carmen le hace un comentario que, evidentemente, hace que Juana cambie su actitud y se ponga a ayudarlas.

A.D: Yo tengo una pregunta por curiosidad. ¿Has aprendido a hacer torrijas?

C.F: Pues la verdad es que nunca me he puesto, me encanta comerlas pero nunca me he puesto. Mi madre las hace muy buenas. Entonces teniendo una madre, que además se llama Juana, pues para que me voy a poner yo a aprender.

A.D: Estaba todo hilado!

C.F: Si, si, ¡estaba todo pensado!

A.D: Marta, para acabar, esta es tu ópera prima. ¿Cómo has vivido la experiencia?

M.F: Lo he vivido muy bien. La película surge del marco académico, del proyecto opera prima de la ESCAC, y la verdad que a partir de ahí fue creciendo poquito a poco. La verdad es que llevamos unos años que poquito a poco, pasito a pasito, fue creciendo pues hasta presentarla en Málaga, así que muy bien. Llevábamos 4 años con la película y en estos 4 años no ha habido mucho paso atrás. Eran pasitos pequeños hacia delante. Y eso te da una sensación de alegría constante. De que no parábamos nunca. Estamos contentos con el resultado y al final, la experiencia es muy buena. Hemos aprendido mucho.