Entrevista a Paul Urkijo y Kandido Uranga por Errementari

El cine de terror y fantástico español parece ir en alza. Solo hay que acordarse de la nominación a Verónica a Mejor Película en Los Goya para confirmarlo. Y parece que la ola lleva unos años llegando para romper con fuerza.

Otra buena muestra de ello es Errementari (el herrero y el diablo), una película rodada en un dialecto extinto del euskera que adapta un cuento tradicional del País Vasco. Nosotros tuvimos la suerte de hablar con su director Paul Urkijo y con su protagonista Kandido Uranga.

Errementari

P: Para quien no conozca el cuento original, ¿cómo describirías esta película en una frase?

Paul Urkijo: Yo creo que es un cuento de demonios de terror gótico con una ambientación de cuento pero con momentos muy divertidos que inspira ese tipo de cuento demoníaco que creo que todos tenemos en la cabeza.

Kandido Uranga: Fantástico.

P: Primer largometraje, en un dialecto extinto y de género  fantástico. ¿Cómo se ha llevado el vértigo?

PU: La verdad es que si hemos mezclado esos elementos es porque teníamos muchas ganas y mucha ilusión. A mí el género que más me gusta es el fantástico, es el género que me gusta hacer. Disfruto mucho con el proceso creativo que tiene, desarrollar las criaturas, los entornos surrealistas… Y el tema del euskera ha sido una cuestión de pura lógica. Al final el cuento original es en euskera y tenía que ser así.

KU: No tendría sentido que hubiera sido de otra manera.

P: ¿Por el tema del idioma no ha sido más complicado sacar la película adelante? ¿O sí habéis encontrado algún problema o barrera por el camino?

PU: Sí que nos tantearon a ver si queríamos hacer la película en castellano o en inglés y poder meterle un casting famoso porque en principio así se vende más. Y lo mismo, es que el tema del idioma es lo lógico. Tenía que ser así. Yo tenía muy claras las cosas, veía la película de esa manera y pude defenderlo. Me dejaron, por suerte. Luego lo curioso es que cuando íbamos con el proyecto a Berlín y diferentes mercados de cine nos aplaudían el hecho de que fuera en euskera porque es que de alguna manera se desmarcaba de la competencia, de lo que siempre se solía ver. Por un lado por el tema del género y por otro lado por el tema del idioma. yo creo que ahora mismo con Internet el mundo está de alguna manera tan conectado que la gente lo que quiere ver es cosas diferentes. Estamos hartos de ver lo de siempre, películas rodadas siempre en los mismos países… Y yo creo que a la gente le interesa ver cosas diferentes. Lo ven como algo exótico.

KU: La diferencia es una riqueza.

Errementari

 

P: Como actor, ¿cómo reaccionas al tener que rodar toda una película en un idioma que ya no existe?

KU: Ese dialecto desapareció. Entonces ha habido un trabajo extraordinario de dos lingüistas, Gorka Lazkano y por Koldo Zuazo, en el que han hecho un dialecto muy asequible para nosotros, fácil de entender y que a su vez le da cierto carácter y textura a la película. Es un plus más en toda esta ambientación barroca, en toda esta historia, en todo el mundo de Paul.

PU: Hemos procurado que sea asequible, porque al final es una película de género fantástico. Lo importante es que el mensaje de la película, los personajes y todo eso llegue al público y le emocione. Si hubiéramos hecho una cosa rigurosamente histórica yo creo que nos habríamos alejado un poco de la propia historia. Entonces Gorka y Koldo le han dado unas texturas, unas pinceladas, que a los que sepamos euskera lo entendemos perfectamente pero lo vemos como algo antiguo y lejano que le da un carácter especial.

KU: Como actor, en la propia interpretación te refuerza. El decir algunas palabras a ti te lleva ya a un remoto. Un remoto que incluso entre nosotros mismos desconocemos. Pero te coloca ahí. Y con esa ambientación en la fragua, en la herrería, en aquel bosque, en aquellas cruces… No podía ser de otra manera.

P: ¿Y cómo ha sido ese trabajo con los niños? Especialmente con Uma Bracaglia.

PU: La verdad es que Uma ha sido una maravilla, ha sido un regalo. Hicimos un casting liderado por Gariza Produkzioak, que es una coproductora, y vimos a más de 300 niños y elegimos de ahí a los niños de la película. Pero en concreto yo buscaba al personaje de Usue, necesitaba una niña que fuera una niña salvaje que pudiera mirar a los ojos al diablo. Y nos encontramos con Uma y es que Uma es la naturalidad. Ella es actriz, tiene la cabeza muy bien amueblada. Con 8 años demostraba un saber estar en un rodaje que es muy difícil y muy cansado. En invierno con mucho frío, con escenas muy físicas.

KU: Agua, humedad, fuego, hierros… (Ambos ríen)

PU: Tenía de todo. Y Uma en ese sentido ha sido un regalo. Si que es verdad que el casting de los niños lo hicimos en Durango porque el euskera alavés tiene ciertas similitudes al euskera que se habla en el Duranguesado. Entonces de alguna manera intentamos facilitarle eso  a los niños.

Errementari

P: El guion está firmado junto con Asier Guerricaechevarría , ¿cómo ha sido el proceso de escritura?

PU: El tema es que yo he estado durante muchos años desarrollando el proyecto y realmente estaba el guion en su fase final. Yo tenía prácticamente todo escrito; los diálogos, los personajes, las secuencias… Pero es una película que tiene una estructura un poco complicada. Por ejemplo, no están claro los tres actos. Entonces era mi primera película y hubo un punto en que me dio un poco de vértigo y decidí sumar una persona más para que quedase lo mejor definida posible. Fue entonces cuando Asier se sumó. Realmente Asier lo que hizo fue que la película quedara más cinematográfica, que la estructura fuera más limpia. Pero los personajes, las escenas y todo eso es una cosa muy personal mía.

P: ¿Cuánto duró ese proceso?

PU: Pues yo creo que estuve seis u ocho meses escribiéndolo y luego me junté con Aiser y en un mes ya teníamos finalizada la última versión.

P: ¿Próximos proyectos en el horizonte?

PU: Primero veremos a ver si Errementari funciona, pero ya estoy pensando en la siguiente y va un poco en la misma línea. A mí lo que me gusta es el género fantástico, el folclore y también quiero seguir contando historias de mi tierra.

Errementari

Fotos de Luis Ángel Rodríguez