De la viñeta al fotograma. 12 novelas gráficas adaptadas al cine

Todos conocemos la infinidad de cómics de superhéroes que han pasado del papel a la gran pantalla, pero hay novelas gráficas de otros géneros que también han sido llevadas al cine, con más éxito y fidelidad unas que otras.

A continuación os dejamos una selección de doce de ella, mini analizadas solamente como adaptaciones de las obras originales. Si clicáis sobre el título de cada película podréis leer la correspondiente mini crítica.
1) Desde el infierno de Albert Hughes
Cómic: “Desde el infierno” de Alan Moore, Eddie CampbellEs sabido que al escritor Alan Moore no le gusta que manoseen sus obras, y motivos tiene viendo la adaptación tan “retocada” que hicieron de esta novela gráfica suya llevada al cine como una película de usar y tirar que desaprovecha un interesante reparto, deshilacha las tramas de la elaborada historia original y ridiculiza a sus protagonistas. Aunque la investigación para cazar a Jack El destripador está presente, lo que en el cómic era un estudio concienzudo de sus implicaciones políticas e históricas con diálogos mordaces, personajes maquiavélicos y crítica de los estamentos y clases sociales, se queda en un simple y ameno largometraje de asesino en serie del montón.

2) La vida de Adèle de  Abdellatif Kechiche

Cómic: “El azul es un color cálido” de Julie Maroh

Es una mala señal cuando la autora no acaba contenta con una película que adapta un cómic sobre su propia vida. Y es que la novela gráfica de Julie Maroh nos narra una bonita historia de amor y sufrimiento donde la pasión está al servicio del romanticismo. Pero la película retuerce esta idea, y a pesar de la inmensidad de buenas críticas recibidas, pervierte la inocencia y el amor en estado puro convirtiéndose en un medio explícito para impactarnos con recursos innecesarios que desvían la atención de la verdadera y conmovedora historia que nos cuenta el cómic. Una adaptación que a pesar de coger a su modo ciertas tramas, falla estrepitosamente como adaptación de la preciosa obra original.

3) Snowpiercer de Bong Joon-ho
Cómic: “Rompenieves” de Jacques Lob, Benjamin Legrand y Jean-Marc Rochette

Un tren que no frena nunca transportando a los últimos supervivientes de la humanidad en un mundo helado; esto es lo único de la corta novela gráfica que vamos a encontrar en su libre adaptación cinematográfica, la cual copia parcialmente la estética, y le añade acción, continuos giros inesperados, multitud de personajes que no aparecen para nada en el cómic francés y un final totalmente distinto. Cambios que no influyen en la evidente crítica social ni en la lucha de clases que copan ambas tramas, y que mejoran la historia original haciéndola más épica, entretenida y sorprendente.

4) Una historia de violencia de David Cronenberg
Cómic: “Una historia violenta” de John Wagner, Vincent Locke

No es que la novela gráfica desborde originalidad, pero al menos resulta más atractiva y redonda que su adaptación al cine, la cual simplemente coge la premisa de “el pasado vuelve para atormentarte” y la modifica a su gusto. En la película nos encontramos con muchas escenas añadidas, sexuales incluidas, nombres de los personajes cambiados y la omisión deliberada de la explicación de los orígenes de su protagonista, algo que en el cómic original ocupa al menos uno de los tres capítulos que lo componen. Además, por muy sangriento y crudo que sea el largometraje, os podemos asegurar que en la viñetas todavía hay momentos muchísimo más escabrosos que ponen los pelos de punta.

5) Al filo del mañana de Doug Liman

Cómic: “All you need is kill” por Hiroshi Sakurazaka,Takeshi Obata, Yoshitoshi ABe
Una novela ligera japonesa convertida en manga, adaptada libremente en película, con cambio de título incluido. Este es el camino que siguió esta adaptación cinematográfica que básicamente compró una idea para hacer con ella lo que quiso, en plan espectacular con estrella incluida. Y el resultado es realmente entretenido la verdad, pero pierde la mínima profundidad de la obra original donde todo encaja mejor y en la que se aprovecha realmente el hecho de quedar atrapado en el tiempo. Por no hablar de un final y un estilo visual que no tienen nada que ver en un largometraje que aprueba “justito” en contraposición a una novela/cómic más que notable.

6) V de Vendetta de James McTeigue
Cómic: “V de Vendetta” de Alan Moore y David Lloyd

De nuevo una obra del polémico Alan Moore, esta vez mejor adaptada que Desde el infierno, aunque con ciertas licencias que no le hicieron nada de gracia al autor inglés. La ambientación y caracterización de los personajes es realmente fiel a la obra original, incluso parte del desarrollo de ciertos acontecimientos, pero la idea radical de la novela gráfica se pierde en beneficio de una mensaje genérico más social donde su protagonista sale mejor parado y resulta menos peligroso. La situación política de su país, que Moore pretendía criticar en el cómic plasmando sus propios pensamientos anarquistas, se suavizan muchísimo, convirtiendo una historia de contenido transgresor en un largometraje mucho más convencional.

7) Kingsman. Servicio Secreto de Matthew Vaughn
Cómic: “The secret service” de Mark Millar, Dave Gibbons

En líneas generales, lo que ocurre en la película protagonizada por Colin Firth es similar a lo que nos cuenta el cómic, pero el modo en el que ocurren los acontecimientos y varios personajes difieren bastante. Aún así conserva lo más importante, el espíritu rompedor y despiadado que ofrece una cara más sucia del mundo del espionaje. A diferencia de Kick-Ass, escrito por el mismo autor, el traslado de papel a pantalla no se ha comercializado para hacerlo más atractivo al público, y el hecho de que las dos versiones tengan diferencias sustanciales permiten disfrutarlas por separado y sin sensación de déjà vu.

8) Sin City (Ciudad del pecado) de Robert Rodriguez, Quentin Tarantino, Frank Miller

Cómic: “Sin City” de Frank Miller

Tener al propio creador de la novela original codirigiendo es una garantía de fidelidad, y al igual que veremos más abajo con 300, estamos ante otro cómic convertido en película que adapta a la perfección el ambiente, la historia y los personajes, tanto en imagen como en contenido, respetando incluso el blanco y negro de la obra original. Una apuesta arriesgada que hace evidente su veneración por las viñetas originales, ofreciendo escenas arrancadas directamente de las páginas, todo ello con un nivel de entretenimiento desenfrenado, que por desgracia no se pudo repetir en su prescindible secuela Sin City: Una dama por la que matar.

9) Camino a la perdición de Sam Mendes
Cómic: “Camino a la perdición” de Max Allan Collins, Richard Piers Rayner

De entrada la película resulta bastante fiel a las viñetas, tanto en el desarrollo de los acontecimientos como en la atmósfera de cine negro que ambos formatos destilan. Pero con el paso de los minutos el largometraje va tomando su propio camino introduciendo pequeños cambios que le sientan muy bien a la historia y que no influyen en lo más importante, conservar la esencia de la novela gráfica. En la adaptación cinematográfica se establece un vínculo más familiar y cercano entre el protagonista y el capo mafioso, y se le da más relevancia al sicario interpretado por Jude Law, cambios que no afectan a la coherencia de la trama, dándole incluso más sentido a las motivaciones de los personajes.

10) Arrugas de Ignacio Ferreras

Cómic: “Arrugas” de Paco Roca

Cuatro años después de publicarse la novela gráfica se estrenó en cines, con enorme éxito de crítica, su versión animada tan conmovedora como la obra original, y que prácticamente es una fotocopia tanto visual como narrativa. Leer el cómic o ver la película tiene el mismo satisfactorio y reflexivo resultado, plasmando ambos con buen gusto y en un tono melodramático, una realidad cotidiana. Premiada como mejor cinta de animación y guión adaptado en los Goya 2012, entre otros premios internacionales, pocas veces veremos en cine, tanto cariño y respeto por la obra original.

11) Persépolis de Marjane Satrapi, Vincent Paronnaud

Cómic: “Persépolis” de Marjane Satrapi

La autora iraní Marjane Satrapi nos cuenta en su novela gráfica como creció en una de las épocas más convulsas de su país, y para adaptar su obra al cine se implicó directamente en las labores de dirección y guión. Este hecho se refleja en una película que es en primer lugar un calco visual de su trabajo, pero sobretodo es fiel a una historia que merecía ser contada como es debido. Estamos ante el claro ejemplo de que si un creador no sólo quiere el dinero, si no que respeten su labor, debe formar parte del trasvase del papel a celuloide para asegurarse de que su creación, y en este caso su propia vida, se respeta totalmente.

12) 300 de Zack Snyder

Cómic: “300” de Frank Miller

El caso más evidente de como una novela gráfica, bastante escueta sea dicho, puede ser elevada a otro nivel gracias a la magia y la fuerza del cine, potenciada por el sentido del espectáculo del realizador Zack Snyder, quien supo convertir un buen cómic en una magnífica película. Cogiendo la historia tal cual nos la cuentan, con secuencias que son viñetas convertidas en fotogramas, el largometraje desarrolla todos los puntos fuertes de la historia original de Frank Miller haciendo que sus ilustraciones cobren vida como pocas veces veremos en pantalla. Más que una adaptación perfecta, estamos ante una “sobreadaptación” en la que el adaptador supera al original.

Un artículo de Javier Gutiérrez (Cinedepatio)