Crítica – “El tercer Asesinato”

Título original: Sando-me no satsujin

Año: 2017

Duración: 124 min

País: Japón

Director: Koreeda Hirokazu

Guion: Koreeda Hirokazu

Reparto: Masaharu Fukuyama, Koji Yakusho, Suzu Hirose, Yuki Saito, Kotaro Yoshida, Shinnosuke Mitsuhima, Izumi Matsuoka, Mikako Ichikawa, Isao Hashizume

Género: Thriller, Drama

Ficha en Sensacine

 

Koreeda Hirokazu comienza su nueva película con una muestra clara de un asesinato y de quién lo ha realizado. Con una suave melodía de piano, gasolina que provoca un incendio y un primer plano muy cerrado a Misumi (Koji Yakusho) el director deja muy claro quién es el culpable. Hasta que momentos después los abogados representantes del asesino hablan con él sobre lo ocurrido y algunas cosas no comienzan a encajar.

El tercer asesinato trata la inclusión en la vida de las personas por medio de pequeñas conexiones que comienzan con Misumi y su abogado Shigemori, interpretado por Masaharu Fukuyama que ha vuelto a trabajar con el director tras De tal padre, tal hijo. Shigemori no quiere adentrarse demasiado en el caso ya que lo ve perdido y solo piensa en intentar esquivar la condena a muerte. Poco a poco conoce la vida que dejó atrás la víctima. Visita a su viuda y a su hija (Suzu Hirose, actriz que repite con Koreeda tras Nuestra hermana pequeña), y  por medio de entrevistas en la cárcel consigue acercarse más al acusado. Una vez te adentras en la vida de los demás es difícil escapar. El asesinato se enreda cada vez más y Koreeda no acaba de dejar claro cómo y qué pasó realmente. Aun así, sus escenas están perfectamente detalladas con una escenografía impecable dejando una conexión casi perfecta en el caso.

La filmografía del director siempre ha estado teñida de un cierto tono utópico con relaciones y ambientes de cuento de hadas. En El tercer asesinato esa sensación no se presenta tan clara como en su anterior película (Nuestra hermana pequeña), pero aun así, en las escenas rodeadas de nieve se deja ver esa perfección irreal. Dentro del horror del caso, la sangre de las manos se cambia por nieve y la pureza que presenta Sakie, la hija de la víctima.  Shigemori, el abogado, y Misumi, el acusado, también tienen una hija. La de Misumi no quiere saber nada de él, y la de Shigemori hace cualquier cosa por llamar la atención de su padre. Los tres son padres de familia, de la cuál se han ocupado más o menos, con tres muestras de comportamiento completamente diferentes. Koreeda hace especial hincapié en las relaciones humanas que se presentan en la película y en cómo se puede sentir la conexión entre tres hombres de mediana edad completamente diferentes.

Aunque pueda dar la impresión de ser una película lenta y pesada, el director trata a los personajes con sumo cuidado para que vayan avanzando poco a poco sin tropezarse. Creando un ambiente especial cargado de misterio y giros de tuerca con un plano final inolvidable. Sin duda, una de las mejores películas del año.

 

Nota: 9/10

Lo mejor: La inevitable inclusión del espectador en el caso

Lo peor: La lentitud de algunas escenas para una gran mayoría del público.