Crítica – ‘La librería’

La librería, nueva película de la realizadora catalana Isabel Coixet

Título original: The Bookshop (La librería)

Año: 2017

Duración: 115 min.

País: España

Director: Isabel Coixet

Guion: Isabel Coixet (Novela: Penelope Fitzgerald)

Música: Alfonso de Vilallonga

Fotografía: Jean-Claude Larrieu

Reparto: Emily Mortimer,  Patricia Clarkson,  Bill Nighy,  Honor Kneafsey,  James Lance, Harvey Bennett,  Michael Fitzgerald,  Jorge Suquet,  Hunter Tremayne, Frances Barber,  Gary Piquer,  Lucy Tillett,  Nigel O’Neill,  Toby Gibson,  Charlotte Vega

Productora: Coproducción España-Reino Unido-Alemania; Green Films / A Contracorriente Films / Diagonal Televisión / Zephyr Films / ONE TWO Films

Género: Drama

Ficha en Sensacine

Valladolid, en su 62 Semana Internacional de Cine, tuvo el privilegio de visionar por primera vez el nuevo trabajo de Isabel Coixet: La librería. El largometraje de la realizadora catalana, estrenado esta semana, se presentaba como el gran aliciente de la 62ª Seminci, pero se fue con las manos vacías de un palmarés en el que triunfó The Nile Hilton Incident con tres galardones incluyendo la Espiga de Oro.

Isabel Coixet alcanzó el éxito internacional con Mi vida sin mí ganando el Goya al Mejor guion adaptado en 2003 y en 2005 cuatro premios Goya con La vida secreta de las palabras. En 2011 consiguió otro Goya gracias al documental Escuchando al juez Garzón. Cerró la 60ª Seminci con Nadie quiere la noche.

La relación de estos dos personajes es clave en el desarrollo de la historia

La librería, basada en la novela homónima de Penelope Fitzgerald, cuenta la historia de Florence Green (Emily Mortimer), una joven cuyo deseo es abrir una librería en el pequeño pueblo inglés de Hardborough. Gracias a una niña, decide rehabilitar una vieja y emblemática casa despertando los celos y la envidia de gran parte del pueblo. Sin embargo, Florence contará con un gran apoyo.

El principal problema de esta cinta es la excesiva lentitud de los primeros 60 minutos. Podríamos dividir la línea argumental en tres partes: introducción muy lenta, gran despegue y colofón. En la introducción se presenta el personaje de Florence y al pequeño Hardborough. Apenas cuenta nada especialmente relevante, salvo el incansable ímpetu de la joven por cumplir su sueño.

Patricia Clarkson vuelve a bordar otro papel, pero eso no es noticia

Un poco más adelante aparecen dos personajes clave en la historia: Sra. Violet Gamart (Patricia Clarkson) y Sr. Brundish (Bill Nighy). Ambos desempeñarán un papel importante en el futuro de la librería y en el corazón de Florence. La joven Green encontrará en Brundish esa figura paternal que perdió tras la muerte de su marido. La relación entre estos dos personajes es atípica, por eso funciona bien en la cinta.

La Sra. Violet Gamart se va a destapar como la mala malísima de la historia. Puede que el argumento en sí no sea nada del otro mundo, pero la actuación tanto de Patricia como de Bill es simplemente perfecta. La veteranía es un grado, y estos dos actores lo han superado con creces.

Gran trabajo de fotografía en la visualización de la costa inglesa

La película está realizada de una manera excesivamente pulcra y al detalle que pierde muchísima credibilidad. No pasará a la historia por ser uno de los mejores largometrajes de Isabel Coixet.

En este caso, la belleza con la que han creado la fotografía de la costa inglesa en La librería salva una historia que no llega a apasionar. Un final digno y la aportación de la pequeña Kattie, la niña que ayuda a Florence a montar la librería, de lo mejor del filme.

En definitiva, La librería está hecha con muchísimo cuidado, pero eso hace que pierda naturalidad y ritmo. Es una historia bonita, pero demasiado engalanada por una Coixet que ha querido reinventarse pero sin mucho éxito.

Lo mejor: la belleza de la fotografía.

Lo peor: lentitud en el desarrollo de la trama.

Nota: 5/10