Crítica – La casa torcida

Título original: Crooked House

Año: 2017

Duración: 115 min.

País: Reino Unido

Dirección: Gilles Paquet-Brenner

Guión: Julian Fellowes (adaptación novela original de Agatha Christie)

Música: Hugo de Chaire

Fotografía: Sebastian Winter

Reparto: Glenn Close, Terence Stamp, Christina Hendricks, Gillian Anderson, Max Irons, Stefanie Martini, Amanda Abbington, Julian Sands.

Productora: Brilliant Films / Fred Films

Género: Intriga, Drama, Crimen

Tres generaciones de una familia, un asesinato y un antiguo amante. Esos son los ingredientes clave de “La casa torcida”, la primera adaptación cinematográfica de la novela homónima de Agatha Christie. El film llega de la mano del director francés Gilles Paquet-Brenner y con un reparto de lujo. Encabezan la lista Glenn Close (Atracción afatal, Las amistades peligrosas), Christina Hendricks (Mad Men), Max Irons (The Host), Gillian Anderson (The X-Files, Hannibal) y Amanda Abbington (Sherlock), entre otros.

Fotograma de “La Casa Torcida”

El punto de partida de la película es la muerte, aparentemente por ataque al corazón, del multimillonario griego Arístides Leonides. Pero cuando se confirma que ha sido envenenado, la tensión se palpa en la familia. En este contexto, llegará a la mansión, donde conviven todos los miembros de la familia Leonides, Charles Hayward (Max Irons) un detective y viejo conocido de una de las nietas del fallecido Leonides, Sophia de Haviland (Stefanie Martini).

Junto a la llegada de Charles Hayward a la casa llegaran, también, otros sucesos. Hayward contará con la ayuda del inspector Taverner (Terence Stamp) para resolver los crímenes y ataques que se vayan sucediendo mientras intentan resolver el problema de fondo: la muerte de Arístides Leonides.

Fotograma de “La casa torcida”

Cabe destacar que la novela esta situada en los años 40 pero que, en el film, la acción se desarrolla en los años 50. Eso no supone distracción alguna porque, si algo han hecho muy bien, ha sido conseguir una escenografía y un vestuario espectaculares. Pero, aunque entretenida en general, “La casa torcida” chirría en diversos momentos del film. La falta de un detective algo más carismático (Max Irons no acaba de conectar del todo con el espectador) y una intriga un tanto descafeinada, que sólo consigue poner al público en tensión en los últimos minutos de la película, hacen que la adaptación no brille tanto como habría podido.


Podéis ir a ver “La Casa Torcida” en cines a partir del 13 de Abril.

Lo mejor: Te tiene en ascuas hasta el final

Lo peor: ¿Hacen falta más adaptaciones de Agatha Christie? ¿Seguro?

Nota: 6.5