Crítica – ‘Blade Runner 2049’

blade runner 2049

Poster español de Blade Runner 2049

Título original: Blade Runner 2049

Año: 2017

Duración: 163 min

País: Estados Unidos

Director:  Denis Villeneuve

Guion: Hampton Fancher, Michael Green

Reparto: Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Sylvia Hoeks,Robin Wright, Mackenzie Davis, Carla Juri, Lennie James, Dave Bautista

Género: Ciencia Ficción, Drama

Treinta años después, Los Ángeles avanza, pero el misterio tras la posible moralidad de los grupos replicantes sigue vigente. Partiendo de esa premisa, Blade Runner 2049 enlaza con elegancia el argumento de su predecesora, dirigida por Ridley Scott y archivada como obra de referencia en las estanterías cinéfilas alrededor del mundo.

No sería justo afirmar que Blade Runner 2049 iguala el nivel del clásico, pero Denis Villeneuve sabe moldear entre sus manos un producto que, llamado a ser un blockbuster masivo, encierra un mensaje de crítica social más profundo que cualquier taquillazo estándar. Eso sí, no oculta su objetivo principal: convertirse en una pieza cinematográfica más rentable que imprescindible.

Ana de Armas encaja en un personaje secundario, aunque con más presencia que el de Ford.

Lo hace desde el momento en el que elige a su elenco. Rescatar a Harrison Ford como personaje secundario (porque queda en eso, por más que los carteles hagan ver lo contrario) y añadir a Ryan Gosling parece una fórmula perfecta a ojos de cualquier captador de espectadores. No es un fallo: Gosling asume el papel con certeza. Tanto, que muchos dirán que es su mejor personaje hasta la época, a pesar de que su capacidad interpretativa tiene el mismo número de defensores que de detractores. Cuestión de gustos.

La cinta de Villeneuve no es una secuela al uso. Queda patente que el toque del canadiense, cada vez más reconocible, que tiñe Blade Runner 2049 de narrativa cromática, silencios y el aire melancólico que muchos asocian ya de forma directa con su cine. Los diálogos, casi inexistentes, y la longitud de la película hacen que no sea del todo fácil de digerir, teniendo en cuenta la expectativa generada por un espectador medio. Puede considerarse un fallo en el momento en el que el marketing tiende más a vender una película de acción que un largometraje reflexivo.

Harrison Ford, en su primera aparición en la cinta.

Otro de los puntos que alejan a la cinta del calificativo de obra maestra es que su guion, aunque bien construido por lo general, cuenta con episodios prescindibles que aportan un dramatismo exagerado a las tramas. Blade Runner era melancólica y planteaba las cuestiones de identidad de una manera dura pero equilibrada; hacía pensar sin sobreexponer la explicación, sin buscar la fibra sensible de manera obvia, algo en lo que 2049 tropieza en más de una ocasión. Lo peor es que, a pesar de esos intentos o quizá por lo burdo de los mismos, nadie parecía mínimamente emocionado. ¿Habrá hecho alguien ya metáfora de las lágrimas en la lluvia?

Lo mejor: La fotografía y narrativa visual que se asocia ya a la obra de Villeneuve como conjunto.

Lo peor: El dramatismo exacerbado e innecesario que resta coherencia a algunas tramas.

Nota: 7/10