Crítica – ¡Ave César!

576539

Título original: Hail, caesar!

País: Estados Unidos

Año: 2016

Dirección: Joel Coen, Ethan Coen

Guión: Joel Coen, Ethan Coen

Reparto: George Clooney, Josh Brolin, Channing Tatum, Scarlett Johansson, Tilda Swinton, Jonah Hill, Ralph Fiennes, Alden Ehrenreich, Frances McDormand

Fotografía: Roger Deakins

Música: Carter Burwell

Producción: Universal

Duración: 1 h y 46 min

Estreno: 19 febrero

Los directores conocidos como los hermanos Coen, son una de las parejas artísticas más exitosas del mundo del cine. Avalados por su éxitos como “Fargo” (1996), “El gran Levowski” (1998) o “No es país para viejos” (2007), entre otras muchas, cuentan con millones de fans que esperan ansiosos su nuevo trabajo, por lo que ésta no es una excepción.

maxresdefault (1)Esta vez nos narran la historia de Eddie Mannix (Josh Brolin), que dirige los estudios de cine Capitol durante los años cincuenta. Unida a la locura que supone organizar tantas producciones y tener al cargo a actrices como DeeAnna Moran (Scarlett Johansson), Hobie Doyle (Alden Ehrenreich) o Burt Gurney (Channing Tatum), tiene que añadir la misteriosa desaparición de su mayor estrella Baird Whitlock (George Clooney).

Cuando uno hace un repaso al reparto de éste largometraje, se queda pasmado. Cuántas estrellas de cine de primera línea en tan poco espacio y todas ellas interpretando un personaje que deja a la industria del cine en una situación delicada. Todos menos el protagonista de ésta historia, Eddie Mannix, que acompañado por un narrador omnisciente que ayuda al espectador con la cascada de información, sumerge al espectador en el frenético mundo de la producción de cine durante los años dorados de Estados Unidos.

Optando por hacer metacine, es decir, mostrar el mundo del cine dentro de una película, los hermanos Coen vuelven a atacar con un humor punzante y bien afilado, para destapar las cosas que la industria no muestra, tirando de ironía y exageración para ofrecer unos cuantos momentos divertidos. Para conocer a las estrellas del peculiar estudio Capitol, los Coen ofrecen unas presentaciones de personaje que definen muy bien los diferentes estilos que predominaban durante los años cincuenta, como el western, los musicales o los dramas.

La primera parte de la cinta es divertida, fresca y diferente, pero hay algo que se deshace cuando la narración avanza, ya que lo que se presenta como una situación llena de problemas como podría ser el secuestro y rescate de una estrella de cine, se convierte en una crítica casi ciega sobre el gremio, que se podría resumir en un intenso amor-odio por parte de los hermanos Coen.

hail-caesarA pesar de ser divertida, bien ejecutada y con momentos de brillantez por parte de sus actores, como por ejemplo la gran secuencia donde la actriz Scarlett Johansson se luce ante la cámara, se pierde entre tanta crítica y deja un poco de lado lo fundamental, que es disfrutar con una buena historia. Un reparto magnífico poco aprovechado y un desenlace que carece de las dificultades que uno podría esperar, el conflicto se desinfla, perdiendo todo el interés y haciendo evidente que más que una buena historia, querían fustigar a la industria poniendo como excusa su nueva película.

Hay mucho que leer entre las líneas de los Coen. Son capaces de reírse de sí mismos, de añorar los hermosos años dorados del cine americano y de piropear a su profesión, en una misma secuencia. Una película que casi parece más un capricho que otra cosa. Lo que fácilmente se habría convertido en la comedia del año, dejará fríos a muchos de los fans, que siempre esperan lo mejor de los hermanos Coen, bastante conocidos por su talento, pero también por su irregularidad.