Crítica – ‘Ant-Man’

Walker_ant_man_poster_posse

Título original: Ant-Man

Año: 2015

Duración: 117 minutos

País: EE.UU

Director: Peyton Reed

Guión: Edgar Wright, Joe Cornish

Música: Christophe Beck

Fotografía: Russell Carpenter

Reparto: Paul Rudd, Michael Douglas, Evangeline Lilly, Corey Stoll, Bobby Cannavale, Matt Gerald, Anthony Mackie, Judy Greer, Abby Ryder Fortson, Michael Peña, Hayley Atwell, David Dastmalchian, John Slattery, Wood Harris, T.I., Martin Donovan, Rod Hallett, Lyndsi LaRose, Onira Tares, Hayley Lovitt, Carol Anne Watts

Productora: Marvel Studios / Marvel Enterprises / Big Talk Productions

Género: Acción / Comedia

Esta semana ha ocurrido un acontecimiento que muchos fans de Marvel (o marvelitas) estábamos esperando con suma paciencia. No, no me refiero al tráiler de Capitán América: Civil War, sino la llegada al mercado doméstico de uno de los mejores superhéroes jamás creados. Exacto, estoy hablando de Ant-Man, el final con broche de oro de la Fase 2 del UCM.

Muchos me llamaréis loco al denominar al hombre hormiga como uno de los mejores productos que ha salido de la Casa de las Ideas. De hecho, yo mismo me sorprendería tiempo atrás ya que esta película estaba muy abajo en mi lista de atención (era inexistente). Todo el revuelo que había en su órbita, como la pelea Edgar Wright-Marvel por diferencias creativas o el fichaje de Paul Rudd me hacían desconfiar muchísimo.

Entonces la vi, y todas mis dudas se despejaron completamente. El sustituto de Edgar Wright, Peyton Reed (un desconocido para la industria) consiguió que Ant-Man sea una de las mejores películas de TODA la franquicia. ¿Cómo lo ha conseguido? Haciendo una película bastante lejana de los cánones marvelitas. Los Vengadores: La era de Ultrón fue fallida en muchos aspectos e hizo que la burbuja de superhéroes explotara. El publico más exigente se cansó de esa repetición de esquemas con respecto a la primera entrega y salió a la luz que el UCM necesitaba urgentemente un cambio de aires.

34320

Ant-Man se distancia de cualquier película de superhéroes, y lo hace de primeras con su clasificación: es una comedia, y además una muy buena. Su guía espiritual fue la otra sorpresa de Marvel, Guardianes de la Galaxia, pero con una esencia mucho más pequeña y modesta. El hombre hormiga se despoja de cualquier epicidad-explosión-florituras varias y nos da simplemente una historia de robos a lo Misión:Imposible, con un humor muy inteligente, gamberro y molón. Se nota la influencia de Wright, aunque hayan tirado al final por un camino más accesible para todos. Este humor va acompañado de una creatividad envidiable, donde el cambio pequeño-grande es imperativo en el contenido y en la forma. Esta imaginativa es reflejada en momentos tan brillantes como el Microverso o la batalla de escalas en su climax final con YellowJacket.

Su ritmo es frenético y su historia es divertidísima y amena, y esto es gracias a su magnífico reparto. Podríamos destacar a un excelente Michael Douglas como Hank Pym, leyenda de la ciencia con espina clavada y relación padre-hija defectuosa incluida. O Evangeline Lilly como Hope, feroz en cada gesto y movimiento, reivindicando una vez más la figura femenina capaz de enfrentarse a cualquier adversidad. Pero todos los elogios van para las dos estrellas que se comen la película: Paul Rudd y Michael Peña. Rudd, sin salirse de lo ya conocido en su persona, consigue hacer un Scott Lang único: divertido, gamberro, capullo y entrañable como padre de familia que quiere el cariño de su hija a toda costa. El hilarante Luis, interpretado por Michael Peña, nos regala momentos únicos en su especie y nos saca una sonrisa cada vez que aparece en la pantalla; sus multi-conversaciones “sin entrar en detalles” son ya marca de la Casa Marvel.

34321

En definitiva, Ant-Man es una joyita. Este superhéroe en la sombra ha demostrado a gigantes como Iron Man o Thor que no hace falta estar cargado de una epicidad vacía para asombrar, sino una historia divertida, entrañable y bien construida. Nunca sabremos si con Edgar Wright hubiera salido algo mejor; lo que si sabemos es que las aventuras de este diminuto personaje han hecho que un servidor crea firmemente que las cosas pueden salir bien.

Y que menos es más.

Lo mejor: Su humor y creatividad, brillantes a partes iguales

Lo peor: Que mucha gente la considere una película “menor”

Puntuación: 9/10