Cine entre fogones: el séptimo arte y la gastronomía

El año 2007 ofreció algunas producciones cuyo eje central fue la gastronomía, en esta publicación te recomendamos tres recetas cinéfilas muy variadas

La gastronomía y el séptimo arte son dos placeres con los que deleita la cultura, su diversidad es asombrosa y los creativos de cada área hacen estremecer los sentidos de los comensales y los espectadores a golpe de magnificencia. Otro de los aspectos que tienen en común es que no todo aquel que se atreva a poner sus manos en una cocina o en un set de rodaje tendrá éxito, el conocimiento y la práctica son esenciales, la perseverancia y la pasión son los ingredientes fundamentales de la alta cocina, en lo que a platos y películas se refiere.

Sin lugar a dudas, mezclar ambos términos es una de las mejores recetas para los amantes de los dos campos, ¿qué obras de la gran pantalla han transcurrido detrás de los fogones y han expandido nuestro gusto culinario y cinematográfico?

Ratatouille (Bard Bird, 2007)

La ganadora del Globo de Oro, de los Premios BAFTA, ANNIE y National Board of Review a mejor largometraje de animación es absolutamente imprescindible y no solo por su delicada estética y original historia, sino por la elegancia con la que entremezcla la cocina con la trama. Ratatouille cuenta la historia de Remy, una simpática rata que sueña con convertirse en un gran chef francés a pesar de la oposición de su familia y del problema evidente que supone ser una rata en una profesión que detesta a los roedores. El destino lleva a Remy a las alcantarillas de París, donde su situación no puede ser mejor, ya que se encuentra justo debajo de un restaurante que se ha hecho famoso gracias a Auguste Gusteau, una estrella de la nouvelle cuisine. A pesar del peligro que representa ser un visitante poco común (y desde luego nada deseado) en los fogones de un exquisito restaurante francés, la pasión de Remy por la cocina pone patas arriba el mundo culinario parisino en una trepidante y emocionante aventura.

Además Ratatouille presenta la figura del crítico culinario con el personaje de Antón Ego, que nos regala al final del filme una reflexión tan peculiar y memorable como su banda sonora, a cargo del estadounidense Michael Giacchino: 

Sin reservas (Scott Hicks, 2007)

Este es el remake americano de la cinta  alemana Deliciosa Martha (Sandra Nettelbeck, 2001). Cabe destacar que las dos son imprescindibles ante estos términos pero Sin Reservas cuenta con una perspicaz Abigail Breslin y una valerosa Catherine Zeta-Jones. Se trata de una comedia romántica amena y muy entretenida que narra la situación de Kate Armstrong (Zeta-Jones), una reputada chef de un restaurante de moda de Manhattan que es tan apasionada que cautiva y a la vez intimida a la gente que la rodea. No obstante, el amor propio de Kate se tambalea cuando tiene que hacerse cargo de su sobrina de nueve años (Breslin) y, al mismo tiempo, resolver sus diferencias con Nick (Aaron Eckhart), su nuevo ayudante de cocina. Él es un hombre alegre y bastante irresponsable pero la química que hay entre ellos hace que la inicial rivalidad dé lugar a un romance. Kate tendrá entonces que aprender un nuevo lenguaje que le permita comprender a Zoe y encontrar la felicidad con Nick.

Stuart Dryburgh es el responsable de la fotografía, que a pesar de sus usuales tonos cálidos se encarga de resaltar los platos y acercarnos a las manos de los chefs con sus primerísimos primeros planos.

 

Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet (Tim Burton, 2007)

El director Tim Burton dio un paso hacia el género musical con esta cinta, sin dejar jamás su estética oscura y llamativa, creó este thriller basado en el siglo XIX que se alzó con 3 nominaciones en los Premios Óscars y ganó dos Globos de Oro, a Mejor película comedia o musical y actor, entre muchos otros. Y es que uno de los aspectos más relevantes de la ficción es que cuenta con reparto excelente, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Sacha Baron Cohen,Timothy Spall, Jamie Campbell Bower, Ed Sanders, Jayne Wisener y Laura Michelle Kelly son las grandes estrellas que nos trasladan la historia de Benjamin Barker, también conocido como “Sweeney Todd” (Johnny Depp), un siniestro personaje que tiene una barbería en Londres y cuya navaja de afeitar apura demasiado.

De las tres obras recomendadas esta es la más sanguinaria y sombría pero también gira en torno a la cocina, y es ahí donde entra la señora Lovett (Helena Bonham Carter), vecina del piso que está justo debajo de la barbería, que se encarga de hacer las peores empanadas de Londres debido a que al no tener mucho dinero no dispone de buenos ingredientes para elaborarlas. Su vida cambia por completo con la llegada de Todd y su dudoso pulso, que resulta beneficiarla, ¿cuál es el ingrediente clave de las ahora ‘mejores empanadas’ de Londres?

El 2007 resultó ser un buen año para las ficciones que relacionan la gastronomía en sus tramas, ofreciendo en carteleras estas tres variadas piezas que son “alquimia de amor”, como bien expresaba Guy Maupassant en Cuentos de la becada al definir la cocina.