Bollywood para principiantes – Por dónde (no) empezar.

Muchas películas de culto en Bollywood no son buena opción para iniciarse.

Aunque todas las épocas del año son buen momento para iniciarse en el cine de Bollywood, las vacaciones de verano son óptimas para ello, ya sea porque hay más tiempo libre o por las veladas nocturnas de cine sin preocupaciones de tener que madrugar al día siguiente. Si bien el cine hindú suele ser un espectáculo visual que nos mantendrá entretenidos mirando la pantalla o bailoteando al ritmo de sus melodías, hay joyitas de esta cinematografía que pueden pillar por sorpresa a un espectador poco acostumbrado a las claves de este cine. Pero eso sí, son películas que hay que ver sí o sí.

Madhuri Dixit (embarazada) y Aishwarya Rai en Devdas,

Devdas (2002, Sanjay Leela Bhansali).

En esta espectacular cinta, Shah Rukh Khan comparte pantalla con las superestrellas del momento, Madhuri Dixit y Aishwarya Rai, dos de las mejores bailarinas de la industria de Bollywood. Su presupuesto fue de 500 millones de rupias (6 millones de euros), y tanto la calidad de la imagen como la puesta en escena, música y actuaciones son de sobresaliente. Aunque se podría empezar en Bollywood sin problemas con Devdas, su duración podría ser inconveniente para muchos.

Dilwale Dulhania Le Jayenge (1995, Aditya Chopra).

Lleva más de 20 años en las carteleras de la India. Fue la película que lanzó a Shah Rukh Khan al estrellato, además de enternecer a todas las generaciones con la pareja que formaba con su coprotagonista, una jovencísima Kajol. Marcó un antes y un después en el cine de la época, ya que a partir de DDLJ fueron apareciendo más cintas románticas muy parecidas, y todavía hoy muchas de sus secuencias son parodiadas (incluso por el propio Khan) como parte de la cultura popular del país.

Kabhi Khushi Kabhie Gham (2001, Karan Johar).

La pareja más querida de la cinematografía hindú, Shah Rukh Khan y Kajol, unen fuerzas con Amitabh y Jaya Bachchan, Hrithik Roshan y Kareena Kapoor en este nostálgico drama para toda la familia. Aunque es una película emblemática, se puede atragantar un poco por el melodrama de la historia.

Namaste, amigos.