Bollywood para principiantes – Razones para iniciarse en el cine hindú.

Una vez le des la oportunidad a Bollywood, te conquistará con sus peculariedades.

Ahora que empieza el verano es el momento perfecto para disfrutar de las series y películas para las que, durante el resto del año, tenemos menos tiempo, ¿qué mejor manera de aprovechar esta ocasión que iniciarse en Bollywood? Quizás puede dar un poco de susto al principio, ya que si estamos poco familiarizados con este cine nos vengan bastantes tópicos a la cabeza, pero también hay muy buenos motivos por los que darle una oportunidad.

Deepika Padukone junto a Shah Rukh Khan en Chennai Express.

  1. Los números musicales. Al contrario de la imagen que se suele tener en la cabeza, los números musicales no son para nada cutres. Muchas veces la producción está orientada a estos momentos clave, que influyen en la comprensión de la historia. La música es súper pegadiza y no deja a nadie indiferente.
  2. El vestuario. Llenos de colorido, estampados y dorados abalorios, los trajes que lucen los personajes de las películas son alegres y cuidados al milímetro.
  3. Los decorados, paisajes y fotografía. El cuidado y el mimo que se le da a la estética, por desgracia en ocasiones en detrimento de la narrativa y el guión, consigue un resultado espectacular a los ojos del espectador occidental.
  4. Las historias de amor tan pasionales. No hay una buena película de Bollywood sin una trama amorosa de peso. Los personajes viven en una burbuja totalmente ajena a lo que es la realidad (y más lejana todavía de la realidad de la India).
  5. Las escenas de acción tan increíbles. En ocasiones en exceso, pero forma parte de la estética tan meticulosa propia de su cinematografía. No pretende resultar creíble, pero sí bonito, similar al trabajo de Zhang Yimou.
  6. ¡Está en Netflix! Justo al alcance de tu mano, el catálogo de Netflix España ya le ha dado una oportunidad al cine hindú, ¿a qué estás esperando tú?
  7. Aishwarya Rai Bachchan, Madhuri Dixit, Juhi Chawla y Priyanka Chopra. Nada más que añadir.

Namaste, amigos.