‘Black Mirror’: las tres temporadas de peor a mejor

Black Mirror se consagra como una de las mejores series de la actualidad. En 35 Milímetros hemos hecho un ránking de los capítulos de las tres temporadas.

Black Mirror comenzó su andadura en 2011 de mano de Channel 4. Desde el primer capítulo, ese recordado piloto llamado El Himno Nacional, la serie británica entró en nuestras vidas para no salir. Y es que, el reflejo de ese “espejo negro” que titula a la serie es muy cercano a nuestra actualidad. Las advertencias que se han ido dando acerca del peligro que tienen las nuevas tecnologías se han quedado en nada en comparación a lo que Black Mirror muestra. Sin compasión, su creador Charlie Brooker, nos tira una a una las verdades de una sociedad cada vez más despiadada y manipulada, usando, eso sí, aspectos de ciencia ficción que aún se ven lejanos pero que podrían existir hoy día. Y sí, ahora sí comenzamos a tener miedo de verdad.

Con el estreno de la tercera temporada, esta vez de mano de la plataforma digital Netflix, hemos querido repasar y ordenar todos los capítulos de la ficción de peor a mejor. Considerando que la serie en su totalidad es una de las mejores series hasta la fecha y es difícil discernir entre la calidad de los capítulos, este ranking es meramente subjetivo y abierto a debate.

¡Posibles spoilers!

 

13)  El momento Waldo (Temporada 2, capítulo 3).

De curiosa actualidad debido a la cada vez más nefasta gestión política, El momento Waldo nos remite al uso de un personaje virtual que trata todo tipo de temas con la mayor desfachatez posible. Su doblador se verá envuelto en el descabellado mundo de la política cuando, cansado de los tejemanejes de los políticos, presente a su personaje como candidato a presidente. Con un mensaje interesante, el capítulo pierde algo de fuelle y no consigue atrapar del todo.

 

12) La ciencia de matar (Temporada 3, capítulo 5).

La moralidad dentro de los conflictos bélicos es el tema que trata este capítulo. Con un mensaje potente y bien contado, el esperado giro de guión que caracteriza a la serie se vuelve algo previsible a mitad de la trama, aunque eso no hace que se disfrute menos.

 

11) 15 millones de méritos (Temporada 1, capítulo 2).

El futuro nunca ha sido tan desesperanzador desde que en 15 millones de méritos se nos mostró cómo se incentiva a los trabajadores (en este caso, trabajo que realizan pedaleando en bicicletas) con programas de entretenimiento que les sirve de vía de escape y posible “ascenso”. ¿Os suena? Sí, nuestro día a día.

 

10) Caída en picado (Temporada 3, capítulo 1).

Las redes sociales será uno de los temas más retratados en la tercera temporada. En Caída en picado los famosos “Me gusta” o “Favorito” se transforman en valoraciones (de 1 a 5 estrellas) que se adjudican a las personas según el trato recibido. Bryce Dallas Howard interpreta a una desesperada mujer en busca de la máxima aceptación social para, así, encauzar su vida. Con una buena crítica, se aleja un poco a lo que nos tiene acostumbrados Black Mirror.

 

9) San Junípero (Temporada 3, capítulo 4).

El capítulo menos Black Mirror de la antología pero más reconfortante. Yorkie (Mackenzie Davis), una chica tímida conoce a Kelly (Gugu Mbatha-Raw) una noche de 1987. A partir de ese entonces, la conexión especial que sienten la una por la otra les hará cambiar en todos los aspectos posibles y les brindará una nueva oportunidad a ambas. Como es normal en Black Mirror todo tiene un “por qué” que pondrá la trama patas arriba pero, en este caso, dejará a más de uno con las lágrimas soltadas y una sonrisa poco habitual en esta serie.

 

8) Playtesting (Temporada 3, capítulo 2).

Los videojuegos, materia en la que Black Mirror no había ahondado en extremo, son el tema principal en Playtesting. La trama nos presenta a Cooper, un americano que decide viajar por Europa y presentarse como “tester” de un videojuego de realidad virtual. Aunque en un inicio el capítulo presenta una evidente necesidad de rellenar minutos, el final compensa todo lo demás.

 

7) Odio nacional (Temporada 3, capítulo 6).

Si por algo se ha caracterizado esta tercera temporada es porque presenta situaciones cada vez más actuales, como se ve en Cállate y baila o Caída en picado. En Odio nacional, se vuelve a las redes sociales, ese lugar de absoluta libertad para insultar o menospreciar gracias al anonimato que se brinda. En este caso, el paso que se da es mayor al plantear la posibilidad de matar a aquellas personas que los millones de internautas deseen. Con una dura crítica a los “trolls” de internet, este capítulo con tintes de película cierra de una forma muy grata la nueva temporada.

 

6) Cállate y baila (Temporada 3, capítulo 3).

Cállate y baila se torna como uno de los capítulos con más “mala baba” de Black Mirror, y ya es decir conociendo la trayectoria de la misma. Siendo también uno de los más cercanos a los tiempos que vivimos, Cállate y baila presenta la extorsión a la que se ve sometido un joven de 19 años al ser espiado por la webcam de su portátil. Esto le llevará a enfrentarse a una situación en la que se encontrará con más extorsionados como él. El final le dejará a más de uno mirando a la pantalla de su televisión o portátil, ya sea para tapar su webcam, ya sea para preguntarse cómo puede ser tan retorcido el creador de la serie.

 

5) Vuelvo Enseguida (Temporada 2, capítulo 2).

Vuelvo Enseguida retoma el almacenamiento de datos personales tratado en Toda tu historia pero, esta vez, en redes sociales. Su fin, en cambio, es bien distinto y trata un tema que retomaría en la siguiente temporada con San Junípero: la muerte como antesala a la (nueva) vida. En este caso, una viuda interpretada por Hayley Atwell, tratará de “resucitar” a su marido (Domhnall Gleeson) gracias a un mecanismo capaz de recopilar toda la información que éste dejó en sus redes sociales.

 

4) Toda tu historia (Temporada 1, capítulo 3).

¿Qué pasaría si todos tuviéramos un dispositivo en nuestra cabeza en el que se guardaran todos nuestros recuerdos y pudiesen ser visionados siempre que quisiéramos? Esta es la premisa de Toda tu historia, en el que los celos de una pareja serán el punto candente de algo que, si bien creemos lejano, está más cerca de lo que creemos con los smartphones o portátiles.

 

3) Blanca Navidad (Especial).

Tres historias distintas entre sí marcan un punto de unión. Un chico que contrata los servicios de un consejero para conseguir ligar, una historia de clones diminutos que trabajan por nosotros o la posibilidad de bloquear a las personas al igual que sucede en las redes sociales son los aparentemente sencillos temas que se explotan en este capítulo. Desde su inicio hasta el desenlace, la tensión y la continua necesidad de saber qué está pasando serán cada vez mayores.

 

2) El Himno Nacional (Temporada 1, capítulo 1).

El famoso piloto que dejó a más de uno consternado por la crudeza de los hechos y que abrió la veda al estilo irreverente de Black Mirror. El capítulo comienza con el anuncio del secuestro de la princesa Susannah. Los secuestradores proponen liberarla a cambio de un sádico chantaje: el primer ministro deberá tener relaciones sexuales con un cerdo y será retransmitido por todos los medios de comunicación. El desarrollo y desenlace hace de El Himno Nacional uno de los mejores capítulos vistos en televisión.

 

1) Oso Blanco (Temporada 2, capítulo 2).

La historia de una mujer que se despierta sin recordar quién es o qué ha ocurrido en su vida es algo muy utilizado en diversas películas o series. Pero tratándose de Black Mirror, sabemos que no vamos a ver algo típico. La protagonista de este capítulo no entiende por qué le persiguen y por qué los ciudadanos no le ayudan y sólo le graban con sus móviles. Sólo sabe que puede protegerse en un punto denominado White Bear (Oso Blanco). El giro de guión abre la veda a aspectos tan cercanos como dramáticos de una sociedad cada vez más insensibilizada.