5 miradas que buscan ‘The Living and The Dead’

Recién llegada a nuestro país gracias a la plataforma Filmin, The Living and The Dead la última creación de Ashley Pharoah (Life On Mars) dirigida por Alice Troughton y Sam Donovan, tiene un especial magnetismo para algunos espectadores en especial; espectadores que, sin saberlo, buscan, como almas en pena, un encuentro sobrenatural con la familia Appleby y sus desventuras a lo largo de los 6 episodios que conforman la serie.

  • La mirada del curioso

The Living and The Dead es una serie ambientada en 1898, en un Imperio Británico sumergido de pleno en la Revolución Industrial, pero repleto de costumbres, ritos y mitos. El choque entre lo viejo y lo nuevo, tan característico de la época y tan poco explotado en el cine y la televisión, son el eje principal de la serie, que se centra en la vida del joven psicólogo Nathan Appleby (Colin Morgan) y su esposa Charlotte (Charlotte Spencer), en su retorno desde Londres a la campiña de Sumersett. La confrontación entre las costumbres supersticiosas de los habitantes de la villa y la cosmopolita y joven pareja es fuerte, constante y peligrosa.

La confrontación más grave la sufre Nathan, un hombre de ciencia y lógica absorbido en un torbellino de supersticiones y fenómenos sobrenaturales que pondrán a prueba sus creencias sobre cómo está construido el tejido del mismo universo, mientras teme por una familia que está empezando a construir.

The living and the dead

Los Appleby lidian con los misterios que les rodean buscando la lógica y usando la psiquiatría y otras ciencias, que resultan tan extrañas a los aldeanos como a ellos las supersticiones (IMDB.com)

  • La mirada del amante del suspense

Pharoah ha otorgado un atrayente halo de misterio a toda la historia, que se centra mucho más en el suspense que en el terror, que se centra en una vertiente más psicológica que los Jumpscares a los que nos tienen acostumbrados las producciones actuales. Es una serie que construye una ambientación y una historia de misterios entrelazados, no de sustos fáciles.

  • La mirada del que ama a Poe

¡La más imprescindible! Es obvio que la serie bebe de las obras del gran escritor: la ambientación victoriana, el suspense, la evolución de unos personajes que se ven abocados a una inminente e inevitable locura, fenómenos sobrenaturales que no buscan tanto el susto como acompañar y ahondar en la ambientación, ser parte misma de ella… Edgar Allan Poe habría disfrutado de The Living and The Dead.

El trabajo de localización y vestuario es realmente bueno, ayudando a afinar una historia que se sostiene en la ambientación (IMDB.com)

  • La mirada del paciente

The Living and The Dead es una serie exigente para el que la ve. Hay que estar atento a los detalles, a las pequeñas miradas, a las figuras tras las cortinas, en una historia que se va desgranando poco a poco. No es un producto para cualquiera, sino una producción que busca más dar sensaciones que historias machacadas.

  • La mirada del fan de Doctor Who

Aunque es mejor no dar todos los detalles del por qué, los fans de las aventuras del Doctor encontrarán en The Living and The Dead muchos elementos comunes, especialmente hacia el final de esta primera temporada de la serie. La fusión entre lo viejo y lo nuevo, los misterios entrelazados, y muy especialmente, la fórmula del argumento de la serie, que se basa en historias más o menos independientes dentro de un mismo universo y con los mismos personajes en el punto central protagonista, personajes que evolucionan en un arco central mucho más extenso. Es una serie indudablemente más tranquila en su ritmo que Doctor Who, pero con una base de elementos comunes que todo fan sabrá identificar, a pesar de que los argumentos de ambas producciones británicas pertenecen a universos distintos que no se tocan ni guardan relación.

The Living and The Dead ya ha aterrizado en España de la mano de Filmin. Si te identificas con cualquiera de estas miradas, estás tardando demasiado en acompañar a los Appleby en sus oscuros devenires por la vida y la muerte…