5 cosas que el terror debe aprender de ‘The Haunting of Hill House’

Tras el éxito de ‘The Haunting of Hill House’, intentamos ver que ha hecho que esta serie de Netflix se haya convertido en una de las revelaciones del año.

Ha pasado ya tiempo suficiente para poder hablar con calma de una de las series-fenómeno de la temporada, The Haunting of Hill House. El plato fuerte de Netflix para octubre, mes del terror, ha causado un auténtico revuelo y una opinión casi unánime acerca de su calidad, tanto entre los amantes del terror como para los recién llegados al género. Pero más importante. The Haunting of Hill House ha aireado las vergüenzas del cine de terror más convencional mostrando sus muchos puntos débiles.

El éxito de Hill House es la exhibición del fracaso de muchos de los títulos y corrientes dentro de este género. Pero, ¿por qué ha triunfado The Haunting of Hill House? ¿Qué puede aprender el género de terror de esta miniserie?

  • Sabe cuándo enseñar sus cartas. Quizá sea debido al formato en forma de miniserie, que favorece dilatar la historia, pero lo cierto es que The Haunting of Hill House sabe a la perfección cuando desenredar cada uno de los nudos de su trama. Sin prisa, pero sin pausa. Ante las grandes incógnitas en el terror convencional, estos títulos suelen desvelarlas con un solo golpe de gracia, el conocido plot twist. Mientras, Hill House prefiere dosificarlos y extenderlos durante toda la serie, dando respuestas sin hacer esperar demasiado, pero siempre dejando un as bajo la manga.

‘The Haunting of Hill House’ no tiene prisa para desvelar temas centrales de la trama. 

  • Sustos con sentido. Todos odiamos los jump scares, esos sustos mediante petardazos de sonido y que suelen ser, además, falsos. Una ventana que se abre por el viento, la mano de otro personaje en el hombro, un teléfono sonando…La gran mayoría de veces, este recurso se emplea – en exceso- en películas para hacer amena la espera hasta que arranque la trama, o bien cuando en la mesa de guionistas no les quedaban más ideas para “dar miedo”. The Haunting of Hill House parece haber tomado nota de este mal vicio. Los sustos y escalofríos de esta serie toman pedazos de la propia historia. Son constructivos, ya que sirven para hacer avanzar la trama o explicar a un personaje. Y, sobre todo, casi siempre tiene consecuencias para la historia.

Los sustos de la serie sirven para hacer que la trama avance.

  • Todo personaje sirve. ¿No os molesta cuando la razón de ser de un personaje en las películas de terror no es más que el servir de diana para el “malo” de turno? ¿Cuántos amigos y amigas del protagonista van a morir gratuitamente, sin más implicación para el guion que el de “tenemos que hacer que el “malo” mate a alguien antes de enfrentarse con el “bueno” para demonstrar que es “malo”? De nuevo The Haunting of Hill House ha hecho sus deberes. Las acciones de sus personajes, por secundarios que sean, forman parte de una historia global. Nada es gratuito. Cada escena de cada personaje sirve para desarrollar la trama.

 

Todos los personajes son útiles para la historia.

  • Hacer creíble lo increíble. The Haunting of Hill House ha conseguido que nos creamos más a un fantasma y una historia puramente fantástica antes que a muchos asesinos en serie. Es de un increíble mérito tomar elementos del terror más clásico – casas encantadas – y lograr un nivel de empatía tan alto. The Haunting of Hill House toca nuestros miedos más comunes y disparatados. Sus principales víctimas, los niños, tienen reacciones naturales y comprensibles ante estas situaciones, que, por muy extrañas e increíbles que sean, dan más miedo que películas “basadas en hechos reales”.

A pesar de lo fantasioso de la trama, se consigue transmitir el terror en cada escena.

  • Una historia más allá del terror. He dejado para el final lo más importante. El éxito de una película, o el fracaso de la misma, depende de que sea capaz de que nos importe un personaje. Nada mata más a una historia que un encogimiento de hombros ante la resolución de la historia de un personaje. Que el nivel más puramente de terror de la serie esté sustentado y complementado por una historia dramática con personajes definidos a quienes conocemos ha sido lo que ha determinado el éxito de The Haunting de Hill House.